Panadería cubana de venta racionada, La Habana (imagen tomada de 14yMedio)

La crisis alimentaria en Cuba no sólo fue cosa de Fin de Año, como indicaban las autoridades por la demanda de la población, el problema para conseguir alimentos básicos en la Isla es cuestión de cada día, a la par el Gobierno cubano continúa sin ofrecer soluciones a la población, reporta Martí Noticias.


“No hay una mejoría y cada día se agrava más esta situación”, comentó Joel Espinosa, que trabaja en el sector privado en Santa Clara.

Los cubanos de la Isla luchan para conseguir alimentos básicos como pan y huevo, que no aparecen ni en los centros espirituales, como dice el viejo dicho antillano.

“Estamos pasando por un período, no sé si es parecido al período especial, pero estamos muy mal con el abastecimiento de la alimentación”, reveló otra cubana interrogada, Iliana Hernández, quien es bloguera y comunicadora.

“Siguen sin vender el pan por la libre. El único pan que se está vendiendo es el que viene por la libreta. Cuando aparece el pan por la libre, que antes costaba 5, lo venden en 15 pesos”, detalló Hernández.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Para muchos isleños se trata del inicio de otro “período especial”, como el que se hizo sentir en Cuba en la década del 90 del pasado siglo, cuando prácticamente no había nada para alimentarse.

“Hay personas que hacen cola desde días anteriores para poder comprar el pan liberado”, confiesa el cuentapropista, explicando la situación de muchos residentes en Santa Clara.

Acerca del pan de la libreta de racionamiento, Espinosa comenta que “tiene una tan pésima calidad que lo compras por la mañana y por la tarde, en ocasiones, ya está medio verdoso, que no se puede ingerir”.

El pan normado “viene con la misma mala calidad de siempre, y con eso “se tienen que conformar” los cubanos, añade la comunicadora habanera.

Según Espinosa el desabastecimiento en el caso del huevo es tal, que un alimento común, parece haberse convertido en “exótico” en el país caribeño.

El huevo que se vende racionado solo toca a “10 por persona” y se distribuyen “una vez al mes”, explicó la bloguera.