Restaurantes estatales pasarían a ser cooperativas o negocios privados, de acuerdo a planes del Gobierno cubano/Imagen tomada de Diario de Cuba

Informes locales revelan que el régimen de La Habana busca convertir la mayoría de sus restaurantes estatales en cooperativas y negocios privados en los próximos meses para dejar de subsidiarlos en 2021, recoge Reuters citando también una fuente consultada sobre el tema.


La decisión se produce porque Cuba está en bancarrota, y las autoridades han declarado emergencia, de igual modo han empezado a impulsar varias reformas orientadas al mercado, que desde hace una década habían sido aprobadas por Raúl Castro, pero que luego se estancaron por la burocracia y el conservadurismo.

Como parte de una reforma monetaria que se vislumbra para fines de 2020, el designado gobernante Miguel Díaz-Canel ha dicho en sus últimos discursos, que prevén eliminar los subsidios para los restaurantes estatales.

Un gerente senior del departamento de servicios de alimentos de La Habana, que habló bajo condición de anonimato, explicó que «el plan que ahora se está poniendo en práctica exige que una pequeña minoría de los más de 7.000 restaurantes administrados por el gobierno formen nuevas empresas estatales no subsidiadas separadas de los políticos locales y que el resto pase a manos privadas».

Mientras el régimen no ha hecho declaraciones oficiales, se especula que la medida sea de gran impacto para el «sector de la gastronomía».


El funcionario detalló que se contabilizaban unos 1.900 restaurantes de propiedad estatal en La Habana, antes de que el Gobierno comenzara con las reformas iniciales bajo la presidencia de Raúl Castro, en aquel momento 258 se convirtieron en cooperativas y negocios privados, a través del sistema de arrendamiento.

El 60% de ellos logró mejoras en los servicios y aumentos de salario para los empleados.