Camagüey oferta lasaña de casabe en establecimientos estatales, en medio de la crisis alimenticia/Imagen tomada de Diario de Cuba y redes sociales

Lasaña de casabe, un innovador alimento que se oferta al público en los establecimientos de la gastronomía estatal de Camagüey, ante la creciente escasez de productos alimenticios en ese territorio, y en toda la Isla, en medio de la crisis por la pandemia del Covid-19, reporta Diario de Cuba.


Según el diario oficialista Adelante, esta es una de las «nuevas ofertas culinarias que se pretende mantener durante toda la etapa pos Covid–19 en dependencia de los abastecimientos».

La lasaña se elabora a base de queso, salsa napolitana y casabe, «consta de cuatro capas que se hornean con un excelente gusto al paladar», y ya se vende en el merendero Las Palmas, de Sierra de Cubitas.

El Gobierno provincial de Camagüey y la dirección provincial de Comercio y Gastronomía, han facilitado también de acuerdo a la prensa local, que se comercialice en el merendero, morcilla, mermelada de frutas, picadillo, queso y casabe con croquetas.

La lasaña es fácil de preparar y se procesa a partir del pedido de los clientes, unas veces mojada y otras seca, y «se vende con muy buena aceptación por su precio módico y calidad», reveló Oneida Martínez, elaboradora en el merendero de Sierra de Cubitas.


El periódico estatal añadió que es muy «importante» poder «sustituir el pan por productos saludables como este».

«Cuando ya parecía olvidado el tradicional plato elaborado con yuca, vuelve a ponerse a disposición de quienes desde tiempos remotos prefieren este producto», añadió Adelante.

La producción y el consumo del casabe se remonta en Cuba a la época de los aborígenes, antes de la llegada de los españoles, este producto es rescatado por el régimen en medio de las crisis alimenticias por las que ha pasado el país a lo largo de las últimas décadas.

En los años ’90 del siglo pasado, durante el «período especial», el casabe se convirtió en una de los alimentos alternativos que tuvieron que adoptar los cubanos, ante la falta de pan.

En los últimos meses en Cuba se ha estado elaborando harina de yuca, y unos batidos a base de leche de soya y pulpa de fruta. Además de cremas saladas de almidón con sabor a queso, pollo o chorizo, y el miragurt, un «suero pasterizado, maicena y azúcar», entre otros inventos para paliar el hambre.