Cuba distribuye embutidos y picadillo de mala calidad a la población y exporta el pescado/Imagen tomada de redes sociales

Mientras se incrementa la producción de picadillo, masa de croqueta, mortadella y otros embutidos y condimentos fabricados para distribuir a la población; la Industria Comercializadora Bayamo ha asumido la producción de pescado para la exportación.

Entre los pescados que exporta la Isla se encuentra la tilapia 2c y 3c, tenca en forma de troncho, y de vejiga natatoria, llegando a alcanzar en total las 1.200 toneladas, dio a conocer Diario de Cuba citando reporte original del estatal periódico Granma.


Para la fabricación de embutidos se han utilizado ingredientes como la harina de arroz y maíz cosechado en la provincia Granma, sustituyendo la tradicional harina de soya y trigo, ante la escasez nacional, y la incapacidad del gobierno para importarlas.

Carlos Tamayo, jefe de Producción de la unidad empresarial, dijo en el momento de la entrevista que estaban «haciendo más de una veintena de alimentos derivados de la pesca en dos áreas productivas: el salón de procesos y el de conformados, y en una parte importante de estos empleamos esas harinas locales que no influyen en la calidad final de los elaborados».

El directivo añadió que de igual modo aportaban «la tilapia 2c a los centros de aislamiento de la provincia, garantizando la dieta de pescado, y el procesamiento de cerca del 95% de la captura de la acuicultura en la provincia».

Por su parte Roger Fernández Bodaño, delegado del Ministerio de la Industria Alimentaria en Granma, dio a conocer que la industria cárnica, láctea y de conservas de la región, también utiliza la harina de arroz, en esos sectores se han empleado más de 400 toneladas de este producto en la confección de embutidos, croquetas, panes, galletas y se ha utilizado asimismo como extensor en conservas de frutas, y como base de condimentos.


Fernández Bodaño agregó la industrialización de materias primas complementarias como la yuca, las harinas de arroz y maíz sirven para sustituir importaciones.

Otros productos perjudiciales para la salud como el aceite de maíz, batidos de soya, miragurt, cresol y cremas saladas de almidón con sabor a queso, pollo o chorizo, entre otros, han sido comercializados durante el mes de mayo, como parte de las soluciones del régimen a la nueva crisis alimentaria en la Isla.