Edward Rackley, de Nashville se llevó 200.000 dólares de la Lotería de Carolina del Norte, antes de que azotara el huracán Florence, el padre de familia iba camino a un McDonald’s, y se detuvo en un Dollar Country en West Nashville Drive, de pronto le vino la idea de comprar un boleto Black Scratch.


Según Mundo Hispánico, cuando Rackley llegó al restaurante de comida rápida pidió “50 nuggets de pollo y cuatro hamburguesas simples”, y mientras esperaba su pedido decidió rascar el boleto, fue entonces cuando la suerte le cambió, el afortunado había ganado de la noche a la mañana 200 mil dólares.

El lunes en la mañana Edward reclamó su premio en la sede de la lotería de Raleigh.

Luego de retenciones estatales y federales, el hombre recibió 141.003 dólares, según contó con la inesperada suma planea arreglar su automóvil, y anunció que Santa sería bueno con sus hijos este año.

(Con información de Mundo Hispánico)