Una cubana indignada por la pésima sutura que recibió su padre tras ser operado en un brazo en un hospital de Matanzas, denunció en la redes sociales la falta de capacitación de los médicos que lo atendieron.


Bajo el nombre de Katia Candelario, la cubana compartió una imagen del brazo de su padre quien fue atendido en el Hospital Clínico Quirúrgico “Comandante Faustino Pérez”, de la ciudad de Matanzas.

“Quiero compartir con todos ustedes porque si yo no pongo esto a mí me va a dar algo hoy”, comenzó la cubana que aparentemente reside en el exterior.

“Ese brazo que ustedes ven ahí es una operación que le hicieron a mi padre en el hospital Faustino Pérez donde trabaja mi tía y mi hermana. Yo quiero que me digan qué cirujana estética hizo esta atrocidad”, escribió Candelario en un post de Facebook.

La imagen compartida por Candelario habla por sí sola e indigna.


«Tengo el pecho apretado por querer ver al director del Faustino y saber cómo él puede poner a trabajar a cualquiera mata vaca porque eso es lo que son: unos mata vaca y alcohólicos que operan hasta borracho”, denunció y dijo que prefería no dar nombres “porque se va a enredar la pita”.

«Quiero saber qué están estudiando en cuba porque miren esto no es el padre del director del hospital, es el mío que lo han cosido con dos colores de hilo y le han dejado una teta que parece un culo de pollo…”.

«Quiera Dios no pierda el brazo porque en Cuba se perdió la vergüenza».

«No quiero oír más que Cuba salva que magos no son, lo que existe hoy en día son una partida de residentes curanderos».

«Ojala lo vean todos los trabajadores de salud para que vean la mierda que hacen», añadió.

Cada vez con mayor frecuencia aparecen denuncias de malas prácticas médicas en las redes sociales en diversos centros médicos en el país. El régimen nunca hace mención de estas, pero se enaltece de los servicios médicos brindados a otros países mientras que la atención y los recursos disponibles en ocasión para el cubano de a pie es de pésima calidad.