Senadores estadounidenses piden advertir a países acerca de «las prácticas de trabajo forzoso del régimen» para con sus médicos/Imagen de archivo

Marco Rubio y Bob Menéndez enviaron una misiva al Secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, en la que expresan su preocupación por el plan de trabajo forzoso del régimen de La Habana, para con los profesionales de la salud de la Isla, reporta Diario de Cuba citando información de una nota de prensa emitida por la Oficina del senador republicano de Florida.


Menéndez senador por el Partido Demócrata y Rubio (republicano), destacaron en la carta que durante «los últimos años» el Gobierno estadounidense y funcionarios de las Naciones Unidas de alto rango han documentado «en profundidad», a través de investigaciones «las prácticas de explotación del régimen cubano hacia los médicos y el personal médico de Cuba».

En otras ocasiones los políticos de ascendencia cubana han acusado al Gobierno castrista de «someter a esos profesionales a una trata de personas patrocinada por el Estado».

Rubio y Menéndez subrayan que pese a la «evidencia sobre el tráfico de personal médico por parte del régimen cubano», en medio de la pandemia de Covid-19, países como Italia, Argentina, Qatar, Sudáfrica y algunas naciones del Caribe han aceptado a los profesionales de la Isla.

Los senadores piden a Pompeo informar a los funcionarios de esos gobiernos «sobre las prácticas de trabajo forzoso del régimen cubano», a través de las Embajadas de EEUU en cada uno de esos países.


Y concluyen instando a la administración del presidente Donald Trump a continuar con la larga tradición humanitaria de Estados Unidos de brindar asistencia a las naciones más afectadas por la pandemia, mientras «los gobiernos de todo el mundo se ven obligados a tomar medidas extraordinarias para hacer frente» a este nuevo escenario.

Más de 2.000 médicos y otros profesionales sanitarios cubanos han sido enviados desde La Habana a diferentes partes del orbe, desde que numerosos países comenzaron a reportar casos de coronavirus.

El régimen busca como siempre hacer propaganda y seguir validando ante el mundo el eslogan de Cuba como potencia médica, cuando desde dentro de la Isla los nacionales se quejan de los servicios de salud por la creciente escasez de recursos y la pésima higiene en los centros hospitalarios.