Otro joven médico cubano alza su voz desde la Isla: «Nuestro pueblo tiene más necesidades básicas que glóbulos rojos un ser humano»/Imagen tomada de redes sociales

Otro joven médico cubano se atreve a levantar su voz desde la Isla, el profesional de la salud identificado como Manuel Guerra, originario de Holguín, compara la Cuba actual con la etapa en que era colonia de España, y estalla la Guerra de los Diez Años.


El galeno dijo en su post de Facebook, no aconseja en estas circunstancias la lucha armada, pero le recuerda al régimen que debe servir al pueblo, y no al revés.

"La conformidad es inversamente proporcional al cambio, viene siendo fiel aliada del sometimiento y la complicidad". …

Posted by Manuel Guerra on Friday, October 2, 2020

En anteriores publicaciones Guerra también ha apoyado a su colega Alexander Raúl Pupo Casas, quien fuera expulsado la semana pasada de la residencia estudiantil en Las Tunas, por expresar libremente su forma de pensar en las redes.

A continuación tomamos de su perfil de Facebook la reflexión que nos comparte, acerca de la realidad actual de la Isla:


«La conformidad es inversamente proporcional al cambio, viene siendo fiel aliada del sometimiento y la complicidad». De manera general todos en un momento determinado hemos sido cómplices. En una ocasión leí una frase, si mal no recuerdo de Albert Einstein, que apoya totalmente mi idea: «el mundo no está en peligro por las malas personas, sino por aquellas que permiten la maldad». Hemos olvidado de manera brutal nuestras tradiciones criollas, le hemos fallado rotundamente a La Historia de Cuba. Recuerdo, cuan si fuera hoy, cuando Bárbara, la educadora que me impartía esta materia en la enseñanza primaria, me habló por primera vez de las causas del estallido de la Guerra de los Diez Años. Hace mucho que no profundizo en los acontecimientos de esa época pues con los de ésta, y la difícil carrera que desarrollamos se torna complejo dedicarle tiempo a tantas cosas y tenemos que dejar la mayoría en un plano secundario, pero eso jamás lo olvidaría pues aún se eriza mi piel cuando pienso en ello. Nuestros antepasados se decidieron por el combate armado pues Cuba estaba afectada por las crudas crisis económicas de 1857 y 1866, existían diferencias marcadas en la economía entre Oriente y Occidente, «España» sostenía un rígido control comercial que afectaba enormemente el desarrollo de la economía nacional de la isla, los Cubanos no podían reunirse sin la presencia de un funcionario español y no podían expresar libremente su criterio pues «España» no lo permitía. Últimamente, haciendo un recuento de esto, me he puesto a analizar si después de tantos siglos desde ese entonces, nuestro único avance habrá sido tomar el sustantivo «España» y elongarlo hasta dejarlo en » presidencia y Gobierno ACTUAL de la República de Cuba» puesto a que las condiciones actuales, no difieren en nada a las de esta época anteriormente mentadas. No es momento de lucha armada, no desde mi punto de vista, pues no soy ni seré partidario de infundir camino violento alguno entre el pueblo y el gobierno actual de éste, mi amado país , solo me interesa recordarle a «este gobierno» que debe servir a su pueblo, no servirse de él.

No existe en mi tierra, AÚN CUANDO ES DE OBLIGATORIO CARÁCTER EN UNA SUPUESTA DEMOCRACIA, el respeto hacia una ideología diferente. Existen personas a las que le gusta el chocolate y otras que no lo soportan (como es mi caso), algunos aman viajar mientras otros prefieren un buen libro, encerrados en su cuarto, unos creen en el comunismo impuesto en Cuba, aún sabiendo que sus características no cumplen ni con el propio concepto de esta palabra, mientras que otros no compartimos esta ideología política y abogamos por un bien social común no existente en mi país. No comprendo el porqué censurarnos por nuestra forma de pensar o de expresarnos pacíficamente si nuestras palabras no afectan la integridad física o moral de nuestros semejantes. Avasallan y humillan a los que vemos la realidad en sus turbios asuntos, a los que no nos quedamos callados, no escuchan nuestras ideas. Que alguno de los que apoyan el régimen imperante me explique lo siguiente; ¿A quien puedo yo, y en que horario quejarme o plantear mis inquietudes personales como ciudadano cubano que soy? ¿Qué día, lugar y hora tengo para plantear dichas inquietudes? ¿Existe alguna respuesta de parte de los órganos gubernamentales que no sea: » y usted que quiere que yo haga», «eso no está en mis manos»? ¿En manos de quién está entonces que no hace nada al respecto? Hasta cuando tendremos que escuchar engaños y quedarnos en silencio? Nuestro pueblo tiene más necesidades básicas que glóbulos rojos un ser humano y lo peor es que por los medios de difusión masiva tenemos que aguantar la burda e infame imagen en la que simulamos ser una nación de ensueño, dolorosamente es una triste realidad, pero todos en un momento determinado hemos sido cómplices quedándonos bajo perfil, al no señalar o criticar la falta en su momento y en su lugar, bajar sumisamente la cabeza. Evidentemente algo ha cambiado, nuestra generación ha despertado, y por primera vez en muchos años, estamos viendo un movimiento realmente conciso desde dentro y fuera del país, donde los cubanos estamos uniendo nuestras voces para exigir, con todo el derecho del mundo la dignidad perdida en nuestra Patria. Reitero la necesidad y la importancia de un trabajo pacifista, inculcando amor hacia el contrario y abogando por un respeto real hacia nuestros coterráneos, creo que perfectamente podríamos crear una verdadera democracia participativa, de echo podríamos forjar esa añorada República «con todos y para el bien de todos» con la que soñó el apóstol, pero debemos desde ya dejar de ser cómplices, debemos OVIDARNOS DE LA CONFORMIDAD. SOMOS UN HERÓICO PUEBLO, MERECEMOS UNA VIDA DIGNA. NO MÁS INJUSTICIAS, NO MÁS ADOCTRINAMIENTO NI REPRESIÓN. NO SOMOS MENOS QUE NADIE POR PENSAR DIFERENTE. TENEMOS DERECHO A ESTO Y MUCHO MÁS. RESPETO PARA EL ARTÍCULO 54 Y 55 DE LA ACTUAL CONSTITUCIÓN. SOMOS EL CAMBIO PARA BIEN. VIVA CUBA LIBRE

Este es el tercer joven estudiante de la carrera de Medicina en un mes, que se pronuncia desde el país caribeño a favor de los derechos de los cubanos.