El pasado 6 de julio Alelia Murphy celebraba sus 114 años por todo lo alto; sin embargo, esta semana su familia se prepara para comenzar a darle el último adiós.


Murphy, quien fuese la mujer más longeva de los Estados Unidos, falleció el sábado en su casa de Harlem en Nueva York acompañada de su familia.

Murphy se convirtió en la estadounidense más longeva tras la muerte en enero de Lessie Brown, una mujer de Ohio de 114 años.

La abuela, nacida en Carolina del Norte, vivió la mayor parte de su vida en Harlem, donde enviudó en el 1953 y sacó adelante a dos hijos sola trabajando como costurera.

Su edad fue verificada por el Grupo de Investigación de Gerontología en Sandy Springs, Georgia.


Su secreto para la longevidad: Un estilo de vida activo.

El funeral de Murphy está organizado para el 6 de diciembre en United House of Prayer for All People.