Hospital Mario Muñoz de Matanzas/Imágenes tomadas de Facebook

La activista de derechos humanos Ania Zamora reveló a Radio Martí las denuncias de familiares de Reinaldo Ramos Ruiz, un vecino suyo, internado actualmente en un centro de salud bajo sospecha de haber contraído el Covid-19.


Según Zamora, «por mediación de sus familiares me llegó la noticia que Ruiz, de 51 años, de aquí, del poblado de Campuzano, de Jovellanos (en Matanzas), está ingresado en el hospital Mario Muñoz, donde lleva ya 72 horas desde que le realizaran la prueba (para determinar la presencia del coronavirus) y aún no le dan el resultado».

Raymer Ramos Rodríguez de 18 años de edad, e hijo de Reinaldo también se encuentra en la misma sala que su padre, y aunque desde el miércoles 13 debían hacerle el test para detectar el virus no se lo realizaron.

Reinaldo Ramos y su hijo estaban en el Mario Muñoz desde alrededor de las 6:00 am del jueves 14 de mayo, ya eran las 10:00 am y todavía no los había visto ningún médico, confesó la activista.

«Están muy asustados y sus familiares me hicieron llegar la noticia para que nosotros lo denunciemos», añadió Zamora, quien señaló «estuvieron en el centro de aislamiento de Jagüey Grande y con las personas que quedaron allí hubo medidas de represalia».


Desde ese centro donde estuvo ingresado Ramos Ruiz por sospecha de contagio, denunció las pésimas condiciones a las que era sometido él y el resto de los pacientes, quienes tenían que encargarse de la limpieza del inmueble.

Estas no son las primeras quejas que llegan desde los hospitales y centros de aislamiento de Cuba, múltiples denuncias se han registrado a través de las redes sociales, mientras el Gobierno de la Isla intenta minimizar el problema sanitario, y revela cifras poco creíbles, que sugieren la pandemia está bajo control.

Al tiempo que hostiga y multa a periodistas independientes por publicaciones que puedan divulgar la verdadera situación del país en redes sociales, por considerarlas contrarias al interés social.