Foto de Pixabay

Ante los anuncios de un invierno sombrío por posibles cierres parciales inminentes, gobernadores de Estados Unidos solicitan más ayuda federal, informa Associated Press (AP).


Según la agencia de prensa, de aquí hasta junio de 2022, los gobiernos estatales y locales pudieran enfrentar un déficit de 400 mil millones de dólares o más.

El gobernador de Washington, Casey Katims, expresó «la necesidad urgente de una acción del Congreso para ayudar a los trabajadores y sus familias».

Katims explica que el estado enfrenta un déficit presupuestario significativo debido a la pandemia de Covid-19, y no pueda darse el lujo de esperar al 20 de enero, cuando el demócrata Joe Biden debe de asumir la presidencia.

«Necesitamos ayuda para el final de este año», agregó.


Por su parte, J.B. Pritzker, gobernador de Illinois, dijo que «cada estado, cada ciudad está sufriendo debido a la falta de ingresos causada por el COVID-19».

«El gobierno federal es realmente el único recurso al que podemos acudir», añadió.

En el verano Pritzker firmó un presupuesto con un déficit de 5.000 millones de dólares, en ese entonces él y los representantes de los distritos pensaron que sería cubierto por un segundo paquete de estímulo, que se ha quedado en el aire.