Escasez en Cuba. Foto: Pixabay

Una madre (soltera) de dos niñas en el reparto Valle Grande, municipio La Lisa, en La Habana, se ha quejado en redes sociales de que los nuevos precios impuestos por el régimen a raíz del ordenamiento monetario, no le permiten que sus dos hijas puedan asistir a clase todos los días, «como es debido», y como el Estado lo ordena.


Arahi Hutchion, explicó en un post colocado en el Grupo de Facebook La Lisa…De ahí somos, que ella no tiene un salario básico, con el que pueda pagar la merienda escolar de su hija que cuesta actualmente 22 pesos cubanos diarios.

La madre soltera y ahora ama de casa, trabajaba antes de la pandemia del Covid-19, pero debido a que es alto riesgo por padecer diabetes, tuvo que quedarse en su vivienda al cuidado de las niñas.

Captura de pantalla

Hutchion advirtió que a partir de hoy sus hijas no asistirían a clases hasta que el Gobierno cubano le de una respuesta, proporcionándole a ella un trabajo, o una ayuda para satisfacer las necesidades de su familia.

A continuación reproducimos de manera íntegra el texto escrito por la habanera:


Por este medio quiero expresar mi inconformidad con lo establecido por el Gobierno de Cuba, como ciudadana de este país, soltera, ama de casa y madre de dos niñas que se encuentran en edad de estudio, una de 9 años que cursa el 4to grado en la escuela del mismo reparto antes mencionado, y la otra de 16 años que cursa su segundo año de la carrera en el reparto Punta Brava del mismo municipio. Quiero comunicarles que en el día de hoy llevé a mi hija menor a la escuela, como es costumbre, me detuve a comprar la merienda para mi niña y para mi asombro dicha merienda que anteriormente compraba con $10.00, hoy la tuve que comprar al precio de $22.00. Comprando lo mismo, dos panes con mayonesa y un refresco, esto fue algo que me impactó y me causó asombro.

Mi pregunta es la siguiente: ¿De dónde voy a sacar $22.00 pesos diarios para la merienda de una de mis hijas? ¿De dónde voy a sacar los 4.00 pesos diarios para que la mayor se dirija a su escuela? Con esto que me sucedió en el día de hoy, creo que mi hija no podrá recibir clases todos los días cómo está establecido por este gobierno y como debe de ser, ya que yo no cuento con un salario básico que me ayude a proveer a mi hija de una simple merienda escolar. Mi gobierno habla de los niños de Cuba con gran orgullo y se manifiesta de que los niños son la esperanza del mundo como diría José Martí. Es una pena que mis hijas a partir de mañana no vayan a clases hasta tanto el gobierno no le dé una respuesta a mi caso, ya sea con una ubicación laboral o con una ayuda que me permita como madre suplir las necesidades básicas para que mis hijas se incorporen nuevamente a sus estudios. Realmente no tengo como pagar $28.00 diarios, ese es el gasto entre merienda y transporte para que mis hijas estudien. Les digo que estuve trabajando pero al estar enferma con una diabetes y ser alto riesgo por el tema de la pandemia decidí dejar de trabajar pero con estos precios que ha impuesto el propio gobierno no hay quien pueda.