Los cubanos están dejando de comprar el pan de la bodega por su mala calidad, admite el régimen/Imagen tomada de redes sociales

Los cubanos están dejando de comprar el pan de la bodega por su mala calidad, admitió la ministra de Comercio Interior, Betsy Díaz Velázquez, durante su intervención el lunes en la Mesa Redonda informativa, recoge Diario de Cuba.


Según la funcionaria, «la realidad es que, en varios territorios, el nivel de producto que se ha quedado en el establecimiento, denota que la relación calidad-precio no es la que debía existir».

Desde el pasado 1 de enero, el pan cuesta un peso en vez de cinco centavos, y su calidad continúa siendo pésima.

Entre el 13 y el 14% de la población en Cienfuegos, Sancti Spíritus y Granma no compraron el pan, mientras el 8% tampoco lo hizo en Artemisa, Mayabeque, Villa Clara y Las Tunas, en otras provincias entre el 3 y 4% de los consumidores ha decidido lo mismo.

Díaz Velázquez reconoció que en el municipio de Minas, Camagüey, una gran cantidad de pobladores no compraron el producto, el día 1 de enero.


La titular explicó que esto «no es un hecho común» en Cuba, donde el pan es un producto que la población consume bastante.

«Aunque no es un problema nuevo, siempre se ha exigido y no se ha resuelto, pero hoy la población está pagando por un producto y quiere la calidad por la que está pagando», sostuvo.

De acuerdo a la funcionaria, desde el pasado 30 de diciembre, «se han realizado más de 231 inspecciones en 15 provincias» donde «se han detectado varias inconformidades y se han adoptado medidas disciplinarias».

CubaNet dio a conocer que el 1 de enero, más de 6.000 panes se quedaron sin vender en las bodegas de Mayabeque.

Una periodista oficialista informaba ayer desde Las Tunas, se habían echado a perder bolsas de yogurt de soya en el territorio, ante la subida de precios como consecuencia del «ordenamiento monetario».