Mía de Molina se despidió de su padre el presentador cubano de El Gordo y La Flaca, sin embargo no fue Raúl de Molina quien lloró, sino su compañera en el programa de Univisión, Lili Estefan, quien está muy sentimental, ya que para ella ha sido un año de grandes cambios, y la semana pasada acompañó a su hijo mayor Lorenzo para que se instalara en la residencia estudiantil de la Universidad de California.

“¿Quién les dio permiso a crecer a estos niños?”, dijo La Flaca secándose las lágrimas, visiblemente emocionada.


“Lili está llorando más que yo”, dijo de Molina.

“Deja que entres todos los días y veas el cuarto vacío”, acotó Estefan.

De Molina se despidió de su hija Mía en una emisión especial del programa, según mencionó el presentador, su hija estudiará negocios internacionales en Washington DC, aunque no especificó a qué universidad asistiría Mía.

Ya en una ocasión de Molina mencionó que su hija fue un gran regalo, que le ha proporcionado vivir experiencias increíbles.

“Nosotros tuvimos muchos problemas para tener hijos. Mily había tenido varios embarazos anteriormente, pero ninguno llegó a término. Solo después de muchos tratamientos pudo quedar embarazada a los 40 años”, comentó de Molina en una entrevista con El Nuevo Herald.

Dando una vuelta con Mia ya que está preparándose para irse a la Universidad esta semana

Una publicación compartida de Raul De Molina (@rauldemolina) el

(Con información de El Nuevo Herald)