El régimen de La Habana dio a conocer este jueves su disposición para negociar un acuerdo de compensación a los reclamantes de propiedades nacionalizadas reconocidos por EEUU, informa Diario de Cuba.


Carlos Fernández de Cossío, director para EEUU de la Cancillería explicó que “lo que Cuba está dispuesta a hacer (…) es entrar en un proceso de negociación en la búsqueda de un acuerdo de suma total para que puedan ser compensados los antiguos reclamantes, reconocidos por la Comisión de reclamaciones extranjeras de EEUU”.

La negociación transcurriría en paralelo a “un proceso de discusión sobre la indemnización a la que tienen derecho el Estado y el pueblo cubano por los daños materiales y personales ocasionados por años de agresión militar y sanciones económicas” por parte de Estados Unidos, según las condiciones del gobierno de Miguel Díaz-Canel.

En un vídeo publicado en la página oficial de Facebook de la Cancillería cubana, el funcionario insiste en que el Gobierno cubano tiene la disposición de llegar a un acomodo de compensaciones mutuas con Washington, teniendo en cuenta las condiciones que pone la Isla.

Fernández de Cossío hizo referencia explícita a los 5.913 exiliados cubanos que han interpuesto demandas reconocidas por tribunales norteamericanos.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

La comparecencia del diplomático en redes sociales este jueves se debe a un intento de La Habana de contestar preguntas sobre la Ley Helms Burton, que ha sido criticada por el Gobierno cubano tras el anuncio de la Administración de Donald Trump acerca de la posible reactivación del Título III, que permitiría a los cubanoamericanos reclamar sus propiedades robadas por el régimen de la Isla, luego de 1959.

El vocero castrista recordó que la “Ley Helms-Burton no es aplicable en Cuba, en primer lugar, porque es una ley de EEUU y por tanto su jurisdicción, su espacio de aplicación, es en los Estados Unidos”.

“Ningún país soberano que se respete permitiría la aplicación extraterritorial de una ley de los Estados Unidos o de otro país en su territorio”, añadió.

Asimismo sostuvo que la propuesta de una negociación conjunta no es nueva para la Isla, que ya la propuso durante la nacionalización de empresas extranjeras en la década de 1960 y en el texto de la Ley de Reafirmación de la Dignidad y Soberanía Cubana de 1996, que declaró “nula y sin valor” a la Helms-Burton.

Cuba y EEUU experimentan una renovada tensión en sus relaciones bilaterales, desde que el presidente Trump asumió su cargo en 2017, en los últimos meses la situación se ha agravado aún más a raíz de las constantes intromisiones de la Isla en Venezuela.