El régimen cubano preocupado ante un inminente «estallido social», por la crítica situación en la Isla/Imagen de archivo

El designado gobernante cubano Miguel Díaz-Canel teme una revuelta popular, de otro modo no hubiese vuelto a mencionar ayer en la Mesa Redonda informativa, la posibilidad de un «estallido social», a su juicio promovido por los intereses electorales del Gobierno de EEUU y «para quedar bien con la mafia anticubana de Miami», recoge Martí Noticias.


Para Díaz-Canel se trata de «un virtual ejército mercenario viviendo al amparo de una campaña pagada para pagar a los que se enfrentan a intelectuales o artistas comprometidos con la Revolución o personas que se han negado a atacar. Casi se promueve un linchamiento virtual que apela a cualquier recurso por denigrar, para silenciar voces y debilitar liderazgos», precisó.

Asimismo habló de las llamadas «campañas de descrédito» contra los principales funcionarios del Gobierno.

Puesto que en el último año cada vez son más los cubanos que dentro y fuera de la Isla, han optado por denunciar el fracaso del sistema político de la nación caribeña, y hacer ver la represión de la dictadura.

En septiembre, el líder comunista también habló sobre la posibilidad de un «estallido social», en esa ocasión de igual modo culpó a Washington de gestarlo.


Las palabras de Díaz-Canel evidencian el miedo que tiene el régimen ante una verdadera rebelión de los cubanos.