Cubanos protestan en Toronto y Montreal (Imagen tomada de redes sociales/Asociaciones de Cubanos residentes en Canadá)

Nuevas protestas de cubanos y canadienses este domingo en las ciudades de Toronto y Montreal, a causa del cese de los servicios de inmigración en la Embajada de Canadá en la Isla, informa CubaNet.


El portal oficialista Cubadebate registró que los manifestantes exigen el restablecimiento de los trámites migratorios en La Habana, de igual modo la agilización de los procedimientos en curso de sus familiares en Cuba.

Julio Fonseca, presidente de la procastrista Asociación de Cubanos Residentes en Toronto Juan Gualberto Gómez, detalló que la medida de Ottawa «es triste», y que su grupo «rechaza enérgicamente» la decisión de la Administración Trudeau y llamó a que la reconsideren, teniendo en cuenta el «carácter amistoso y respetuoso» que siempre han tenido Cuba y Canadá.

Por su parte, la «Comunidad de Cubanos en Canadá» de Montreal, se dio cita al mediodía del domingo en la plaza Dorchester Square, una de las sedes del Montreal Grand Prix 2019, que tuvo lugar este mismo fin de semana. Allí junto a Yuri Pedraza, quien preside esta organización, protestaron ante miles de personas que asistían a la competencia de Fórmula Uno.


Desde el pasado 8 de mayo cubanos y canadienses con vínculos con la Isla han venido realizando manifestaciones con altavoces, consignas y carteles en el país del norte.

También han iniciado una recogida de firmas en línea y físicas para entregar al Gobierno canadiense la solicitud de reapertura de dichos trámites consulares en la Isla.

Canadá tomó la decisión de que no aceptarían más solicitudes de visas de visitantes y permisos de estudio-trabajo, ni realizarían entrevistas de residencia permanente en La Habana, desde mayo pasado, la medida entró en vigor con carácter inmediato, afectando así a un considerable número de personas.

La Habana y Ottawa está viviendo un momento tenso en sus relaciones, luego de que más de 12 empleados en la Embajada canadiense en Cuba se aquejaran de problemas de salud similares a los que más de 24 funcionarios estadounidenses experimentaron en la capital cubana.