Piquera de Santa Clara (Imagen tomada de Martí Noticias/autor: Yoel Espinosa)

Los precios topados impuestos a los transportistas en Cienfuegos y Villa Clara, están incrementando las tensiones entre los cuentapropistas y las autoridades; las piqueras en ambas provincias están prácticamente desiertas, mientras las personas se quejan constantemente de la situación del tranporte, informa Martí Noticias.


El periodista independiente Yoel Espinosa dijo desde Santa Clara, que el transporte se paralizó totalmente en la ciudad, donde el precio del pasaje fue rebajado de cinco a tres pesos por carrera dentro de la zona urbana, por órdenes del Gobierno.

El pasado 1 de agosto entraron en vigor los precios topados en Cienfuegos, el pasado lunes la medida se activó en Villa Clara.

Las autoridades han amenazado con multas y suspensión de licencias a los transportistas que no vuelvan a trabajar como taxistas.

Según Espinsosa, «la transportación municipal está en cero y el gobierno anunció por la radio local que los transportistas que no se presentaran a trabajar como sucedió en días anteriores al precio que ellos tienen topado, iban a retirarles sus licencias operativas».


Alejandro Tur Valladares desde Cienfuegos, dio a conocer que la imposición de las autoridades con la compra del combustible en los CUPET, se suma al límite de precios, lo que ha caldeado los ánimos de los trabajadores privados.

El también comunicador reveló que en el sitio donde antes se reunían los chóferes, y llegaban a parquear 20 carros en espera de pasajeros, ahora está totalmente vacío.

«Cuando me personé en la piquera apenas divisé dos vehículos», confesó.