Familiares de cubanos y otros migrantes en centros de detención en EEUU, piden ayuda en Miami (Foto: Captura de pantalla Martí Noticias)

Un grupo de cubanos llevan entre tres y 10 meses retenidos en Centros del Servicio de Inmigración de Luisiana y Texas, tras haberse entregado en la frontera para pedir asilo político, informa Martí Noticias.


Los familiares de cubanos y otros migrantes latinoamericanos detenidos por el servicio de inmigración, han pedido este miércoles en la ciudad de Miami, la intervención del senador Marco Rubio.

El pedido de las familias de los migrantes de la Isla, es que los detenidos sean puestos en libertad bajo palabra o fianza.

José Norac, asegura que su hijo Lester está detenido en el Centro Bossier, en Luisiana, desde hace prácticamente ocho meses.

Otro cubano «lleva nueve meses (preso) en Luisiana por un proceso injusto, con su miedo creíble, con un caso de asilo político muy fuerte», sostuvo Yudania, su tía.


Yudania dijo que esperaba que el senador cubanoamericano los escuchara en el día de hoy. La cubana aseguró seguirían luchando por la libertad de su familiar, quien tiene una orden de deportación, que ellos están apelando.

Un venezolano, Douglas, también se encuentra en Luisiana, su madre Ninoska Moreno, contó que el joven se entregó por la frontera, por Nuevo Laredo, el 4 de septiembre pasado.

«El juez le notificó que su asilo no iba a ser aprobado, que el creía su situación (…) y estaba al tanto de la situación en Venezuela, pero su persecución no había sido tan fuerte», reveló Moreno.

La ayudantía de Rubio, en su oficina de Kendall, al suroeste de Miami, recibió a una representación del grupo de familiares que están solicitando la ayuda del senador de origen cubano.

Pero los parientes de los detenidos, alegaron que el encuentro fue breve, y abandonaron el lugar con muy pocas esperanzas, de acuerdo al reportaje de Martí Noticias.

«Pensé que hoy iba a ser diferente y veo que la cosa sigue igual. Una planilla a llenar, y ahí se queda», lamentó un familiar entrevistado.

Grisel Ibarra, una abogada de inmigración que tiene experiencia en la ciudad de Miami, recuerda que el parole o la libertad bajo palabra no califica como un derecho, y los oficiales de inmigración de EEUU no tienen la obligación de concederla.

«Tu no tienes el derecho a tener el parole, es a la discreción del procurador general», comentó la abogada cubana.

Según la experta, ellos valoran «caso por caso, por razones humanitarias, o por beneficio público a la comunidad. Si no llenas esos requisitos, no tienes derecho al parole», concluyó.

María del Carmen, una cubana que arribó a Estados Unidos acompañada por su esposo, Yendy Sánchez en mayo pasado, lleva ocho meses retenida en Laredo, Texas, mientras su cónyuge sí logró libertad bajo palabra.

«Me dieron mi creíble, pero mi esposo ya salió y a mi no me han dado el parole para salir, y ya llevo ocho meses aquí encerrada. Ya no aguanto más estar aquí», confesó la detenida.

«Yo no quiero que nos separen, somos un matrimonio de ocho años, vivimos juntos y pido su libertad», dijo Sánchez.

Casi un centenar de cubanos se encuentran detenidos en Luisiana, aseguran familiares.