Guías turísticos que operan desde hace años en La Habana sin licencia, a causa de que este tipo de servicio solo es permitido en empresas estatales, son víctimas de hostigamiento policial, informa Martí Noticias citando un reporte del independiente diario digital cubano 14yMedio.


«Los guías por cuenta propia son más complacientes y se adaptan más a los horarios que prefiere el turista que los que pertenecen a una organización estatal», comentó la cuentapropista Rebeca Monzó, quien renta una habitación en la capital.

Por su parte, Lázaro Yuri Valle Roca, como periodista independiente y activista ha estado dándole seguimiento al caso de dos de estos guías privados.

Valle Roca explicó que uno de ellos falleció en extrañas circunstancias, estando bajo arresto policial, y el segundo se encuentra actualmente en la prisión de Valle Grande.

El activista señala que el caso de Iván Michel Ponce de León, «el joven que mataron en la estación de policía de Cuba y Chacón», fue denunciado ya en otra ocasión, así como el de Yasser Rivero Boni, actualmente preso.


«Estos muchachos que se dedican a llevar a los turistas a las paladares de La Habana Vieja están siendo hostigados por la policía», subrayó el periodista.

Rivero Boni, considerado también preso político, se encuentra encarcelado en Valle Grande, con peligro de perder la visión, porque según reportó él mismo le sube la presió ocular y no recibe la atención médica adecuada.

Un integrante de la cooperativa El Carruaje, bajo la corporación Gaviota, Alejandro Rodríguez, quien ofrece paseos en coches a los turistas en la Habana Vieja, contó que estos carruajes emplean a dos personas, el conductor y un guía que adoctrina a los visitantes en materia política, ya que parte de su función es enaltecer las figuras de Fidel y Raúl Castro.