Luis Manuel Otero Alcántara, artista plástico cubano ha sido detenido nuevamente en la estación de policía de Aguilera, en la barriada capitalina de Lawton.

El oficial de guardia en la unidad policial, dice que Alcántara se encuentra preso por interés operativo, que no tiene acusación alguna, pero tampoco cuenta con fecha estimada para ser liberado.

El artista preparaba su última obra performática “Peregrinación”, un acto que empezaría el 14 de diciembre y terminaría el mismo 17, en una especie de “promesa” común en Cuba por parte de los devotos de San Lázaro, el santo de los milagros. Por lo que Alcántara se disponía a arrastrar una piedra amarrada al tobillo hasta el santuario de El Rincón en Santiago de Las Vegas junto a otros penitentes.

La esposa del artista, Yanelis Núñez, explica que más allá de la obra de arte, con “Peregrinación”, Otero mediante un acto de fe pretendía pedirle al santo libertad de expresión y democracia en Cuba.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

El creador tuvo la oportunidad de publicar en la red social Facebook sus intenciones, pero cuando salió a la vía pública sólo logró llegar a la intersección de Carlos III, Belascoaín y la calle Reina, cuando fueron detenidos por las autoridades él, y otro artista que lo acompañaba en la procesión, José Ernesto Alonso.

Alcántara se ha convertido en la pesadilla del régimen, con sus constantes iniciativas artísticas, como es el caso de la “Bienal 00”, un proyecto que ha organizado de manera independiente.

Al Gobierno cubano tal vez le preocupa que alguien, artista e intelectual, periodista o quien sea en la Isla, tenga poder de convocatoria, porque la idea en Cuba es que no despunte nadie con un mínimo de liderazgo.

Con una sociedad civil maniatada ellos pueden gobernar tranquilamente y sin sobresaltos.

(Con información de Cubanet)