Trasladarán a prisiones fuera de La Habana, a los manifestantes de Obispo/Imagen de archivo

Familiares de los cinco activistas y periodistas cubanos que se manifestaron el pasado 30 de abril en la calle Obispo, han confirmado a Diario de Cuba, que serán trasladados para cárceles aún por definir, pero todas fuera de La Habana, dado que en los centros penitenciarios de la capital hay enfermos de Covid-19.

Según informes, todos los tribunales rechazaron las solicitudes de libertad bajo fianza, presentadas a favor de los periodistas independientes Mary Karla Ares y Esteban Rodríguez, Thais Mailén Franco, Inti Soto Romero y Ángel Luis Cuba, por lo que no podrán esperar el juicio en libertad, pese al pedido de organizaciones internacionales y de los familiares de los detenidos.


El régimen tiene planes de procesar a los activistas por los supuestos delitos de «desorden público y resistencia» , la idea es amedrentar a la población para acallar todo tipo de malestar popular y con ello la posibilidad de rebelión.

En los últimos meses, a medida que se ha recrudecido la crisis económica en Cuba, y en el peor contexto de la pandemia, la dictadura ha desatado una segunda Primavera Negra como la de 2003, apresando a todos los activistas y sometiéndolos a injustos procesos judiciales.

El modus operandi se ha repetido con varios activistas como la ex fiscal Yeilis Cruz acusada de «desacato» tras ser agredida por Humberto López, en cuanto al rapero Maykel Osorbo lleva tres días desaparecido, luego de su arresto por parte de las autoridades.

Aunque la peor situación sin duda la presenta el artista Luis Manuel Otero Alcántara, quien continúa preso en el Hospital Calixto García, desde el 2 de mayo.


Activistas y amigos del coordinador del Movimiento San Isidro han revelado que a Luis Manuel lo están drogando en una sala de psiquiatría para doblegar su voluntad, e incluso el activista puede estar siendo sometido a electrochoques.