A partir del sábado 20 de junio, la Administración de Seguridad de Transporte (TSA), comenzó a restringir el traslado de sustancias en polvo mayores a 12 onzas o 340 gramos [el equivalente a una lata de gaseosa] en el equipaje de mano; si planea viajar a Estados Unidos debe tenerlo en cuenta.

Si el viajero pretende llevar sustancias en polvo que no se ajustan al requerimiento de TSA, debe de trasladarlo en el equipaje de bodega, pues la entidad advierte que de incumplir los requerimientos, será sometido a una revisión adicional; y en caso de que la sustancia en polvo no se identifique, no podrá ingresar al avión.

Por lo que tendrá que llevar productos como azúcar, café molido, harina, especias, leche en polvo, talcos y cosméticos que se excedan de 12 onzas en el equipaje que documenta con la línea aérea.

Asimismo las mercancías en polvo que los viajeros compren en los Duty Free de los aeropuertos que superen el tamaño permitido deberán estar selladas en una bolsa de seguridad, acota El Nuevo Herald.


La medida ya ha entrado en vigor, y se ha tomado por cuestiones de seguridad, el diario de Miami recuerda el caso del hombre en Australia, que intentaba abordar un avión con una sustancia explosiva.

Puede consultar la página web de TSA, si tiene más dudas al respecto, recomienda el Herald.

(Con información de El Nuevo Herald)