Severa escasez de alimentos en varias provincias cubanas afectadas por el Covid-19/Captura de pantalla

Ciego de Ávila, la provincia cubana con el más alto índice de contagios por Covid-19, tiene ahora mismo una crítica situación con los alimentos, pese a que reabrieran el centro de la ciudad esta semana, informa TV Martí.


José Carlos Fernández, bicitaxista de profesión, dice que de todos modos no hay nada que comprar en la ciudad cabecera.

«No hay nada en las plazas, no hay nada en ningún lugar, así amaneció Ciego de Ávila hoy. Abrimos las puertas de la ciudad, pero qué ganamos con eso. Yo hacía tres meses no iba a la ciudad, fui hoy y viré con las manos vacías», detalló.

«Nos estamos muriendo de hambre», puntualizó el cuentapropista.

Desde Baraguá, el activista Leonít Carbonell cuenta que en ese territorio hay un brote de dengue, no están fumigando, además de que persiste la amenaza del coronavirus.


«Está desabastecido todo, están cerradas las tiendas en CUC, ahí no hay nada. La gente está preguntando a la administradora de la bodega, donde vivo cerca, a ver cuándo van a vender los alimentos que ellos venden por la libreta de racionamiento, porque todo el mundo se está muriendo de hambre», confesó.

La escasez también reina en otros territorios como la provincia de Sancti Spíritus, donde falta el azúcar, la sal, el café, entre otros productos básicos.

En Pinar del Río, que ahora mismo es el epicentro de la pandemia en Cuba, las colas para comprar alimentos no cesan.

Según Rolando Cáceres, en Pinar luego de que se hacen las enormes colas, muchas veces los consumidores no alcanzan y deben esperar segunda vuelta.