El lunes dio inicio el curso escolar 2022-2023, una reciente visita al Centro Comercial Carlos III, en La Habana, de la opositora cubana Marthadela Tamayo publica imágenes en sus redes sociales, dejando constancia de lo que allí vio:

 “No hay libretas, no hay lápices, no hay nada”, “Paquete de galletas dulces (María) para merienda escolar precio 1400 pesos moneda nacional solo multipliquemos por el precio exacto del MLC hoy hasta 150 MN”, escribió sorprendida ante la triste realidad al ver uno de los Centros Comerciales más grandes, tan vacío, sin gente, cuando siempre estuvo repleto de personas, que además sin nada donde los padres puedan adquirir alimentos para los desayunos y meriendas de sus hijos para ir a la escuela.


Continuó enumerando los productos y sus precios:

“Helado 95 pesos Moneda Nacional el cono pequeño. El pan ahora el que está en pizarra no se vende porque según es para elaborarlo… Replico respuesta de la señorita que nos atendió”, dijo Marthadela Tamayo.

“Así esta el Centro Comercial de Carlos III en La Habana, Cuba. Todo apagado, en silencio, triste y los precios por las nubes. Los aires o Split apagados según rotos y además apagón solidario. Replico textualmente palabras de los empleados, que además estaban desesperados por la calor y la oscuridad”, dijo la opositora al salir del lugar con desencanto.

Este fin de semana con vista al inicio del curso escolar, las madres y familias cubanas acudieron a sus redes sociales preocupadas ante la escasez y la falta de medios para poder satisfacer las necesidades tanto de útiles escolares, como uniforme y la propia alimentación de sus hijos además de los apagones que no les permite dormir lo necesario para iniciar una jornada de estudios.

 “Hoy he salido a la calle a ver qué podía conseguir para mis niñas comenzar el curso escolar y que no sean menos que los demás y he regresado con el corazón destrozado de ver tanto abuso con los precios de las cosas elementales para un estudiante comenzar el curso”, denunció una madre.


“…y más que los útiles, la comida un niño que no desayuna y no va a tener para merienda no aprenderá nada es inhumano, con los calores en las aulas, así no se aprende y en las noches muchos no dormirán”, lamenta otra madre cubana.

“Bueno, yo tengo dos nietos. Uno que va a la secundaria y otro que va a hacer el tercer grado. Todos los años coopero para comprar los forros de sus libros. Hace unos días, mi nuera, me comentó el «desorbitante», precio de los forros; 150.00, cada uno. Yo me pregunto: ¿hasta dónde vamos a llegar? ¿No se dan cuenta que es un pedazo de papel? ¡Por Dios!”, denunció.