Sale en libertad el periodista Yariel Valdés, tras once meses en un centro de ICE/Imagen tomada de redes sociales

Luego de meses en un centro de detención del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE) en Louisiana, el periodista cubano Yariel Valdés González, logró que la Corte de Apelaciones ratificara su caso de asilo político y lo pusiera en libertad, informa Martí Noticias.


En conversación con la emisora del exilio, Yariel contó fue liberado en la tarde del 4 de marzo.

«Finalmente mi asilo fue ratificado por la Corte de (Apelaciones) de Virginia. Se siente muy bien, genial, estar libre y recomenzar mi vida en este país, al que le estoy eternamente agradecido», expresó Valdés González.

El periodista se presentó ante los agentes de ICE en el Puente de Calexico, en California, el 27 de marzo del 2019, y el 18 de septiembre del año pasado fue aprobado su caso de asilo político.

EEUU aprobó su caso porque Yariel sufrió «persecución en Cuba» por su labor periodística.


Además reveló que «enfrentarse al proceso de asilo político fue difícil, complejo, y hay momentos en los que te deprimes muchísimo por la detención (…), pero tenía mucho más miedo de regresar a Cuba por todas las cosas que me podían pasar allí».

En varias ocasiones Valdés González ha mencionado sus aspiraciones de poder ejercer el periodismo en un país donde se respete el derecho a la libre expresión.

Ahora mismo una de sus prioridades luego de tanto tiempo detenido en el River Correctional Centers, en Louisiana, es ver el mar.

«Tengo muchas ganas de ir a la playa, ver el mar, mojarme los pies… Ese es uno de los anhelos más grandes que tengo. Pero, por supuesto, antes quiero abrazar a mi familia (en Miami), conversar, compartir con ellos, y ver todo lo bueno que tiene este país», confesó.

Según Yariel su familia esperaba recibirlo con mucho entusiasmo, tras once meses de lucha y resistencia para obtener el asilo.

«Luego de 11 meses al fin pude pisar la tierra de la libertad. Ha sido un viaje largo, doloroso, estresante, por momentos desilucionante, pero definitivamente vale la pena. Sólo una noche fuera de las rejas ha sido necesario para comprobar que mejores cosas vendrán a mí», escribió en sus redes sociales.