Robos con violencia van en aumento en Santiago de Cuba, mientras la policía se dedica a perseguir a opositores (Imagen tomada de Cubahora)

Se han incrementado los casos de robo con violencia en Santiago de Cuba, asegura un reporte del periodista independiente Ezequiel Fuentes Morales para CubaNet, tras entrevistas a víctimas y a una enfermera del Hospital Clínico Quirúrgico Juan Bruno Sayas, de la provincia.


«Lo que hay es una epidemia de ladrones en Santiago de Cuba, y la policía no hace nada. Cuando llegan los casos al hospital los policías solo le toman declaraciones y todo se queda ahí, ni siquiera se toman el trabajo de ir a investigar, es ya una cosa rutinaria para ellos», reveló la trabajadora de la salud, que pidió hablar bajo condición de anonimato por temor a represalias.

Según la enfermera, en octubre se registró un aumento de casos donde las víctimas eran golpeadas y «tuvimos bastantes pacientes a quienes apuñalaron para robarles la billetera».

«Hace dos noches llegaron dos casos, un joven de 20 años al que apuñalaron en la espalda para quitarle una cadena de oro, y otro al que golpearon por la calle Martí y le robaron el dinero que traía. Casos como esos son los que más se ven, y sabemos que cuando comience diciembre y se acerque el fin de año esto se triplicará», explicó.

El pasado 3 de noviembre en la noche, un joven de 25 años identificado como Yanier Chávez fue asaltado en el Reparto Vista Hermosa, donde reside.


A Chávez lo despojaron de 50 CUC que llevaba en su billetera y de su teléfono.

«Me lo quitaron todo y se fueron corriendo. Me dejaron en el piso y yo sin poder hacer nada», comentó.

Aunque no le llegaron a hacer nada, y según recuerda tampoco portaban armas blancas, lo amenazaron con golpearlo si intentaba gritar o defenderse.

El joven santiaguero acudió de inmediato a la unidad policial El Palacete, situada en la esquina Corona y San Jerónimo de la capital provincial, cuenta además de él habían unas cinco personas aquejados de asaltos, luego de dos horas cuando lo atendieron y contó lo sucedido, el oficial le dijo lo suyo no era grave, además le cuestionó que andaba en la calle a altas horas de la noche, tras cinco horas en la estación sin respuesta de la policía decidió irse a su casa.

Un camarero identificado como Arturo fue asaltado la semana pasada, saliendo de la discoteca en la que trabaja en la calle Santo Tomás, a él lo golpearon y le robaron el teléfono.

«…La gente anda desesperada y los robos están aumentando. Varios amigos míos también fueron asaltados en el último mes, sobre todo de noche. Cada vez eso se pone peor», confesó la víctima.

En Santiago de Cuba, denuncia el reportero, escasean las patrullas en las calles, así como las cámaras de vigilancia.

La policía se dedica a perseguir opositores y encarcelarlos, pero los delincuentes gozan de total impunidad.