El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y los Emiratos Árabes Unidos han rubricado un convenio que busca colaborar con el régimen de La Habana para recuperar viviendas y habilitar el agua potable en territorios donde el huracán Irma causó mayores afectaciones, informa Diario de Cuba.


El país árabe aportará 200.000 dólares al proyecto de reconstrucción que lidera el PNUD en Ciego de Ávila, de acuerdo a la oficialista Agencia Cubana de Noticias (ACN), con el objetivo de que en julio de 2020 se garanticen techos seguros y prácticas que se adapten al cambio climático.

Además se prevé la creación de depósitos que apoyen el acopio de agua sostenible en la provincia.

La cooperación con los Emiratos Árabes Unidos tiene un potencial enorme para los siguientes años, tanto de manera bilateral, como interagencial, sostuvo Maribel Gutiérrez, representante residente del PNUD en Cuba.

Por su parte Bader Almatrooshi, embajador de los EAU en la Isla comunista, presentó la contribución como un ejemplo de las múltiples colaboraciones que se llevan a cabo en el Caribe con agencias de las Naciones Unidas como la Organización Panamericana de la Salud y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).


Más de cien familias se verán beneficiadas por el proyecto, que incluye capacitación de brigadas para el adecuado montaje de techos, así como la colocación de sistemas de recolección de agua, y para con materiales locales producir tanques de hormigón armado.

El fondo habitacional cubano sufre un grave déficit, que se ha agudizado en los últimos años por el creciente deterioro de vetustas edificaciones y el abandono gubernamental. Recientemente un reporte aseguraba que se necesitarían 50 años o más para mejorar el tema de la vivienda en la Isla comunista.