El concejal chileno René Barba, asegura que las revueltas en su país no hubieran sido posibles solamente con la organización de la izquierda chilena, y puso de manifiesto que fue la inteligencia de los regímenes de Cuba y Venezuela, las que ayudaron a orquestar la ola de protestas que han dejado una veintena de muertos, y miles de personas heridas y detenidas, además de cuantiosos daños económicos en la nación suramericana, informa Diario Las Américas.

«La izquierda chilena, por sí sola, no hubiera podido organizar esas revueltas sin la ayuda de la inteligencia de Cuba y Venezuela», sostuvo el regidor municipal.


Barba afirma que La Habana y Caracas están detrás de las manifestaciones que se iniciaron en Chile por un aumento en el costo del transporte, el concejal chileno ha viajado a Miami precisamente para denunciar en EEUU el fenómeno social y político que tiene en jaque el orden público de su país.

Según el político, el castrochavismo busca prosperidad en Chile, pues los regímenes de los Castro y Maduro están faltos de recursos, y la nación gobernada por Sebastián Piñera «tenía un desarrollo que ahora no vemos».

«Quieren ordeñar la vaca», precisó Barba, quien dijo las «protestas pueden ser buenas o malas», pero los manifestantes chilenos han actuado «con sevicia» contra una Policía «que ha estado desarmada e incluso ha tenido que utilizar también piedras para defenderse», comentó.

Para el también empresario, la violencia en Chile «solo nos lleva a pensar que aquí está la mano del castrochavismo».


Al menos 30 cubanos y nueve venezolanos fueron deportados de Chile a mediados de noviembre, luego de que estallaran las protestas violentas en ese país.