El pasado mes, una cubana fue el centro de una operación antitrata de personas en Canadá.


Según informó la cadena canadiense CBC, los policías de la localidad de Londres, ubicaron a la mujer cubana en una habitación de un hotel ubicado justo al lado de la autopista 401, un lugar elegido para la compra y venta de sexo con mujeres.

Las autoridades sostenían que un hombre armado y en posesión de cocaína es el que la vendía.

Los agentes se establecieron dentro del hotel y pactaron un encuentro falso a través de la web en la que se ofrece el trabajo sexual; enviaron un mensaje de texto al número del celular que aparece en el anuncio de la mujer, y consiguieron un encuentro con la cubana, de acuerdo al reporte de CBC.

La Policía local con el Proyecto Solsticio se encarga de combatir la trata de personas; para encontrar a las víctimas, los oficiales estudian detenidamente los anuncios publicados en la web, buscando señales de tráfico.


Cuando llegó la hora del encuentro pactado, los agentes irrumpieron en la habitación del hotel, y al darse la vuelta para ver a la mujer, uno golpea y otro inmediatamente se identifica como oficial al abrirse la puerta. En la búsqueda en la habitación no encontraron ningún proxeneta.

Los agentes determinaron que la mujer cubana no está siendo traficada, está allí porque tiene un hijo de 9 años, y su esposo no la ayuda con la manutención del niño.

Un hombre organiza sus citas, y a cambio ella le paga una comisión; los oficiales explican que es ilícito, pero no arrestan a la mujer.

“Está dispuesta a hacerlo. Está muy avergonzada, pero le expliqué que está siendo una buena madre. Su plan es volver a Cuba. Ella tomó nuestros números de teléfono, se mostró receptiva”, detalló un oficial que conversó con ella.

“Creo que la parte más valiosa es el contacto que haces con el trabajador sexual. Intentas mantener una conversación positiva con esa persona, ten en claro que no estás juzgando, no pensamos en lo que haces. Estamos aquí por si necesitas ayuda”, argumenta el agente.

“Le daremos consejos, le diremos que si necesita ayuda, podemos ayudarla. La realidad es que este es un negocio peligroso. Queremos que el comercio sexual sea un lugar más seguro”, explicó el policía.

Hace poco tiempo el régimen cubano reveló que ha procesado 46 casos de trata de personas en los últimos años.

María Grazia Giammarinaro, relatora especial de la ONU, visitó Cuba en abril pasado y sostuvo que el Gobierno cubano debe introducir una nueva legislación que garantice que todas las personas que son víctimas de trata puedan ser identificadas y ayudadas.

Miles de cubanos desde finales de 2015 quedaron atrapados en países de tránsito como Ecuador, Colombia, Costa Rica y México, perdiendo todo su dinero y posesiones en la dura travesía, quedando expuestos a la trata y explotación, dijo la relatora en su visita a la Isla.

Migrantes cubanos en apuros se han quejado, sin embargo el desinterés ha sido evidente por parte de los diplomáticos cubanos.

(Con información de Diario de Cuba)