Migrantes llegan a diario a la comunidad indígena de Bajo Chiquito, en Panamá/Imagen de OIM

ONU Migración revela que más de 12.800 migrantes cubanos han cruzado el Tapón del Darién rumbo a EEUU en lo que va de 2021, lo que pone de manifiesto la grave crisis económica-política y social que se esta viviendo en la Isla, debido a la pandemia de Covid-19, y a la mala gestión del gobierno durante seis décadas.

El informe emitido por Panamá, y reproducido por ONU Migración, expone también la grave crisis migratoria que se ha esta experimentando durante los últimos meses.


Ya que más de 91.300 migrantes han hecho un largo viaje a través de la selva del peligroso Tapón del Darién rumbo a Panamá desde Colombia, con la esperanza de poder llegar a los Estados Unidos, Canadá o México.

Según los datos del Servicio Nacional de Migraciones (SNM) de Panamá, «la cifra de los primeros nueve meses triplica el récord anterior de 30.000 en la misma ruta durante la totalidad del año 2016».

Santiago Paz, Jefe de Misión de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en Panamá, explica que «los cierres de fronteras y las dificultades económicas producto de la pandemia de COVID-19, han llevado a un aumento de la migración irregular».

«Los migrantes caribeños y extrarregionales hacen el cruce en condiciones de alta vulnerabilidad y quedan expuestos a riesgos a lo largo de la ruta migratoria, en particular en el cruce del Tapón del Darién en la frontera entre Panamá y Colombia», añadió el funcionario.


Solo de enero a septiembre de 2021, han cruzado la peligrosa selva 56.000 migrantes haitianos, 12.800 cubanos y 1.500 venezolanos, acompañados de menores de edad.

Otras personas de diferentes regiones del mundo, también se han visto obligados a migrar por esta vía, procedentes de países como Bangladesh, Senegal, Ghana, Uzbekistán, India y Nepal, pero en menor medida.

Haitianos, cubanos y venezolanos siguen liderando las cifras si de inmigración irregular se trata.