Un grupo migrantes cubanos viven en las playas colombianas de Necoclí mientras esperan desesperados una forma de poder continuar su camino hacia la tierra de la libertad , Estados Unidos.

Son miles de migrantes de diferentes nacionalidades los que reúnen en el pueblo costero, entre ellos muchos cubanos.


«No ha sido facil, la verdad. Pidiéndole a Dios que es el único que nos puede refugiar», dijo a Telemundo Noticias una cubana que vive en una casa de las casas de campaña improvisada.

El alquiler de una habitación cuesta entre 10 y 20 dólares la noche, algo que los cubanos no se pueden permitir.

«Si sube el mar hasta aquí, pues nos mojamos. Los niños sufren», dijo la migrante.

El alcalde local, Jorge Tobon, comprende la difícil situación en la viven los casi 14 mil migrantes que allí han quedado varados.


«Nuevamente estamos en esta situación complicada», dijo al citado medio.

La población local es de aproximadamente 25 mil personas, y con los migrantes han quedado colapsado los centros de servicios públicos.

Las autoridades locales piden que Panamá les permita a los migrantes continuar su viaje, pero desde el pasado 1 de septiembre no les permiten el paso.

Por su parte los pasajes aéreos están todos agotados. Se espera que para finales de mes se retomen nuevamente.