Ahora en Bahía Honda, Artemisa, se han echado a perder otras 100 toneladas de mango; por falta de transporte para acarrear el producto desde los campos, señala el diario independiente 14ymedio.

De acuerdo al periódico local El Artemiseño, en las tierras de Los Mingolitos se vivió el esplendor de una abundante cosecha, hasta que los frutos “comenzaron a pudrirse”, ya que las autoridades encargadas de recolectarlos no fueron a buscarlos.

Alrededor de 600 cajas de mangos esperaban a mediados de junio por los vehículos para ser llevadas hacia los centros de distribución; detalló el periodista Joel Mayor Lorán; con el transcurso de los días las frutas se fueron echando a perder, y ni siquiera pudieron ser vendidas a remate.

A fines de 2017 se anunció un proyecto con la cooperación del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud) y la embajada de Canadá en Cuba para lograr aumentos de entre un 10 y un 30% en las producciones de guayaba, mango y fruta bomba.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Liván González, un agricultor local, comentó a El Artemiseño, que “cada municipio habría de contar con al menos una finca dedicada a ese objetivo.

Nosotros cultivábamos caña; no obstante, nos seleccionaron e indicaron las variedades [de mangos]: la Tommy Atkins, Super Haden y los llamados Calabaza y la Paz”

También contó que el pasado año la industria estatal de conservas de Batabanó realizó un contrato con los productores de la zona para comprarles toda la cosecha, sin embargo “no asimilaron ni la décima parte” y se pudrieron en los campos unas 900 cajas de frutas.

Mientras los cubanos carecen de comida, mucho más si ésta es saludable, autoridades en la Isla caen en la negligencia de que las frutas se pudran; en el año en curso nuevamente los agricultores invirtieron en la compra de “unas 5.000 plantas (a 20 CUP la postura)”, dijo el campesino, sumándole el esfuerzo de labrar la tierra, y el pago a los otros campesinos.

“Cuando Acopio te dice que las tumbes porque vendrán a recogerlas, si no vienen se pudren”, sentenció.

La intermediaria estatal que se encarga de gestionar el traslado de frutas, desde los campos hacia las industrias y mercados, se llama Acopio, blanco de cuestionamientos del campesinado cubano.

Unas 1.445 toneladas de pulpa de mango y guayaba producidos entre 2015 y 2016 en la fábrica estatal La Conchita, se echaron a perder, reveló la prensa oficialista cubana recientemente.

Según el diario estatal Granma, el deterioro de la mercancía, a causa de un mal almacenamiento, provocó daños por más de 2,2 millones de pesos.

A mitad del pasado año, más de 2.600 toneladas de mango se perdieron en los campos de Guantánamo por falta de envases, y a causa de averías en las plantas procesadoras.

14ymedio saca a la luz la evidencia contrastante, de que familias con menores en Pinar del Río y Artemisa, han experimentado meses de carencias de compotas infantiles, un producto que se demanda muchísimo en la Isla, distribuido de manera racionada, por la marca estatal Osito.

Residentes de los municipios artemiseños confirmaron a 14ymedio que ante la escasez, los padres han optado por preparar ellos mismo las compotas de modo casero.

El suministro de frutas en los mercados de la zona, y el acceso a los campos se ha complicado en las últimas semanas a causa de las intensas lluvias en Cuba.