Mientras crece la amenaza del sarampión, más niños en Florida no están siendo vacunados (Imagen de archivo)

Funcionarios y padres están preocupados por el brote de sarampión que afecta todo el país y la cantidad de niños que no están vacunados en Florida, informa Orlando Sentinel.


Esta enfermedad infecciosa que prácticamente se eliminó en los Estados Unidos hace dos décadas pudiera tener un auge nuevamente.

«Respeto el derecho de los padres a elegir lo que quieren para su hijo, pero no quiero que su elección afecte a mi hijo», explicó Susie Gilden, una madre de Davie de segundo grado y preescolar.

«No es justo que la salud de mis hijos esté en peligro», añadió.

Más de 2.400 estudiantes de Kindergarten en Florida central no fueron vacunados debido a una exención médica o religiosa durante el año escolar 2017-2018, teniendo en cuenta tanto escuelas públicas como privadas.


Por otra parte, para los pediatras que han visto disminuir la cantidad de casos de sarampión a lo largo de los años, la tendencia al alza es alarmante.

Según el Dr. Kenneth Alexander, jefe de la división de enfermedades infecciosas en el Hospital de Niños Nemours en Orlando, «el sarampión es como el tiburón que siempre está buscando el agujero en la red. Es una de las enfermedades más infecciosas que hay».

A lo largo del Estado del Sol, alrededor de 11.500 niños, casi el 6% de los 200.000 estudiantes del estado, comenzaron la escuela pública en kindergarten este año escolar con algún tipo de exención de las vacunas requeridas; los números para las escuelas privadas son aún más altos.

El aumento de las exenciones se produce cuando se han confirmado 465 casos de sarampión este año en 19 estados, incluida Florida.

La semana pasada, la ciudad de Nueva York declaró una emergencia de salud pública en cuatro códigos postales de Brooklyn después de ver más de 285 casos de sarampión desde octubre.

Peor aún, en la primera semana de abril, se informaron de 78 nuevos casos de sarampión en los EEUU, más que en cualquier otra semana de este año, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

En Florida, los niños deben ser vacunados para asistir a escuelas públicas o privadas, pero hay excepciones que los excusan. Los padres pueden pedir a un médico que diga que las vacunas presentan un problema médico o que pueden optar por no recibir vacunas por motivos religiosos. Las exenciones religiosas solo requieren la firma de los padres en el formulario del departamento de salud del condado.

Cada año, más padres de la Florida utilizan exenciones religiosas para enviar a sus hijos a la escuela sin algunas o todas las vacunas, según los datos del departamento de salud estatal. Los estudiantes de las escuelas primarias públicas con exenciones religiosas aumentaron en un 35% en los últimos cinco años.

El sarampión, que es uno de los virus más infecciosos conocidos por el ser humano, puede propagarse por el aire o por contacto con una superficie hasta dos horas después; incluso, las personas pueden ser días contagiosos antes de que se desarrollen los síntomas.

La meta de Florida es que el 95% de los niños estén vacunados para cuando entren al jardín de infantes, según el Departamento de Salud de Florida, sin embargo menos de la mitad de sus condados han logrado ese objetivo.