La oficina del gobernador de Florida, Rick Scott anunció este jueves que la ciudad de Miami será sede de una cumbre latinoamericana que tiene como objetivo fortalecer lazos entre la región y el estado de Florida. En este evento participarán el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, y Marco Rubio, senador republicano, entre otros.


Tendrá lugar el próximo lunes en el hotel InterContinental de Miami, asistirán «líderes mundiales» que disertarán sobre las relaciones entre este estado y Latinoamérica, así como el hecho de vigorizar la democracia y los derechos humanos en esa región.

La cumbre está organizada por el gobernador Scott, quien asumirá el rol de moderador en algunos paneles. Luis Almagro estará a cargo del discurso de inauguración, el evento abrirá con una mesa sobre política exterior con presencia del senador Marco Rubio y los congresistas de origen cubano, Ileana Ros-Lehtinen, Mario Díaz-Balart, Carlos Curbelo, entre otros.

Otros participantes de esta reunión serán también el almirante Kurt Tidd, responsable del Comando Sur del Ejército Estadounidense; Robert Lighthizer, representante de Comercio de Estados Unidos, así como el argentino de Producción, Francisco Cabrera.

Carlos Alberto Montaner, periodista, escritor y analista político cubano será el moderador del panel «Democracia y Derechos Humanos», y contará con la presencia del refugiado político en Norteamérica Carlos Sánchez Berzaín, exministro boliviano de Estado. También estará dialogando en esta mesa el cofundador del partido Voluntad Popular, Carlos Vecchio, y el cubano Armando Valladares, quien fuese embajador de Estados Unidos ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.


El anfitrión del evento Scott, mencionó, «en los últimos meses, hemos visto a Venezuela caer en un completo caos bajo la brutal y opresiva dictadura de Nicolás Maduro». Y advierte que los sucesos de Venezuela “son un eco de la opresión brutal que continúa estropeando la vida de millones de cubanos».

El gobernador recordó que cuando fue elegido para su cargo se comprometió a trabajar «todos los días para escuchar a las familias y luchar por lo que es más importante para ellos». Por lo que ratificó su apoyo a los residentes en la Florida que son incansables en la búsqueda de “un cambio” en países atropellados por las dictaduras como Cuba y Venezuela.

(Con información de Diario de Cuba)