Sindicatos y asociaciones médicas en Kenia y Uganda, rechazan a los cientos de médicos cubanos que serían enviados por el Gobierno cubano para reforzar la sanidad pública de esos países.

Para los sindicatos de profesionales de la salud kenianos y ugandeses se trata de una competencia desleal, que cobran salarios de esclavos y según Martí Noticias, sumisión de la misma estirpe.

Cuba y Kenia firmaron un convenio recientemente para que 100 galenos cubanos viajen al país africano, y 50 doctores de Kenia se trasladen a la Isla comunista, especialmente para atender la rama de la medicina familiar.

El pacto llegó semanas después de la visita del presidente de esa nación africana, Uhuru Kenyatta a la Isla en marzo, la primera de un mandatario keniano desde que ambos países restablecieron relaciones diplomáticas en 2001.


Según el Ministerio de Sanidad de Kenia, el refuerzo de médicos cubanos llegará antes de julio venidero, y con ello se busca mejorar el acceso a servicios de salud, especializados en áreas como la oncología, la nefrología y la dermatología en las zonas rurales.

Por otra parte quienes se oponen a la llegada de galenos de la Isla, explican se trata de un esfuerzo propagandístico, ideológico y diplomático del régimen de La Habana que aún sigue considerando África como parte de su esfera de influencia.

Yoweri Museveni, presidente de la vecina Uganda ratificó esta semana su defensa en referencia a contratar 200 médicos cubanos, como parachoques ante las persistentes amenazas de huelga de los profesionales de la salud locales, quienes tildan el proyecto de traición, acota el medio de Miami.

El presidente de la Asociación Médica de Uganda (UMA), Ekwaro Obuku detalló:

“Uganda ya tiene muchos especialistas. Todo lo que queremos ahora es un mejor salario, mejores condiciones laborales y las herramientas para ofrecer esos servicios”.

Wilson Muruli Mukasa, ministro ugandés de Servicio Público dijo que el Estado pagará a cada especialista cubano unos 1.500 dólares al mes, un sueldo superior a los 1.200 dólares que cobra un médico especialista ugandés de alto rango, la mayor parte del cual no va a parar a manos del médico, sino a las arcas del Gobierno cubano.

Para el secretario general del KMPPDU de Kenia, Ouma Oluga, “los cubanos no van a venir a hacer algo que no podamos hacer nosotros. Ellos no van a aportar nada especial”.

Una de las principales fuentes de ingreso del régimen cubano, es la venta de servicios médicos. La Mayor de las Antillas tenía facultativos desplegados en unos 60 países, de acuerdo a datos oficiales de 2016.

(Con información de Martí Noticias)