Médico cubano radicado en Miami crea un modelo para tratar y evitar complicaciones en ancianos con Covid-19/Imágenes tomadas de Diario Las Américas y Orlando Sentinel

El médico cubano radicado en Miami-Dade, Alfredo Melgar, creó un protocolo de atención para residentes de asilos y centros de vida asistida (ALF), para evitar las hospitalizaciones en personas de la tercera edad por complicaciones asociadas al Covid-19, informa Diario Las Américas.


El modelo ha sido puesto en marcha, según el internista, en 15 de esos centros en el sur de la Florida.

Según el médico, el protocolo ha sido discutido con personal directivo de las instituciones y ya se aplica con éxito.

La iniciativa será además presentada al Departamento de Salud de Florida para lograr un «aval» que permita «extenderlo a otras partes de Estados Unidos e incluso a otros países».

«Este protocolo lo que busca es evitar la hospitalización de nuestros pacientes de mayor edad porque al principio de la pandemia tuvimos una tasa de mortalidad muy alta, a diferencia de hoy que esos números han bajado y vemos personas más jóvenes en los hospitales, que tienen menos riegos de sufrir complicaciones», sostuvo el médico.


En una primera fase del protocolo, se encuentran los pacientes que presentan síntomas asociados al coronavirus, y esperan los resultados de la prueba.

Esos pacientes deben ser sacados de las habitaciones que comparten con otras personas, y aislarlos, al tiempo que se le dan medicinas para bajar su fiebre en caso de tenerla, y se le aplica hidratación intravenosa en caso de presentar deshidratación.

«Si está positivo el paciente, pasa a la Unidad de Covid-19, si es negativo se traslada a un cuarto regular porque puede tener una neumonía o una infección respiratoria», puntualizó el especialista.

El doctor Melgar también prescribió fármacos para ayudar a los pacientes que ven como sus síntomas empeoran con el nuevo virus, el primer tratamiento es con zinc y vitaminas C y D. En caso de que tengan fiebre, tos y falta de aire, se les indican otros exámenes clínicos, y se les puede suministrar azitromicina, rocephin y medicamentos anticoagulantes, según sea el caso.

Donna Martínez, una enfermera de Brookwood Gardens, un asilo en la localidad de Homestead, asegura que el modelo del médico cubano ha dado muy buenos resultados en ese centro.

«La mortalidad ha bajado. Ha sido algo que nos causa ya menos preocupación», reveló.