Medicado en Villa Marista el artista visual Hamlet Lavastida, quien fue apresado por apoyar al MSI y al 27N desde el exterior/Imagen tomada de redes sociales

La Seguridad del Estado está medicando vía intravenosa al artista visual cubano Hamlet Lavastida, quien se encuentra preso de manera arbitraria en Villa Marista desde el pasado 26 de junio.

La salud de Lavastida se ha deteriorado grandemente en los pocos días que lleva detenido, debido al fuerte estrés que se experimenta en las cárceles del régimen, y le están administrando metoclopramida «debido a que se encuentra con dolores estomacales y vómitos», denunció su madre.


Ayer viernes 2 de julio se cumplió «el término procesal de las 72 horas en las que Fiscalía debía dar respuesta del proceso legal de Hamlet Lavastida», explicó la poeta y activista Katherine Bisquet, miembro del 27N.

«La instructora penal quedó en llamar hoy a la madre de Hamlet Lavastida para darle la respuesta de Fiscalía. A estas horas de la tarde no tenemos ninguna otra noticia actualizada del proceso que está llevando la Seguridad del Estado en su centro de Instrucción Villa Marista. La madre de Hamlet recibió graves acusaciones de su hijo por parte de estos oficiales, los cuales se atrevieron a nombrar a Hamlet como un presunto terrorista», reveló Bisquet.

Hamlet de 38 años fue detenido el pasado 26 de junio, luego de que cumplió su cuarentena obligatoria por la pandemia, tras arribar a Cuba el 20 de junio, procedente de Berlín, Alemania.

La Seguridad del Estado acusa a Lavastida de «incitación a delinquir», luego de que revisaran sus mensajes privados en redes sociales.


El informe de la policía política indica que el artista «ha estado incitando y convocando a la realización de acciones de desobediencia civil en la vía pública, utilizando las redes sociales y la influencia directa sobre otros elementos contrarrevolucionarios», por su apoyo al Movimiento San Isidro y a los jóvenes del 27N, recoge Infobae.

En una conversación privada Hamlet sugirió a sus amigos marcar billetes bancarios con logotipos del 27N y San Isidro, sin embargo la idea ni siquiera llegó a llevarse a cabo.