Detenciones policiales en La Habana, mientras miembros del 27N se vuelven a congregar afuera del MINCULT este miércoles/Imagen de redes sociales

Detenidas este miércoles temprano en el capitalino Vedado, la periodista independiente Camila Acosta y la artista y activista Camila Ramírez Lobón, por el simple hecho de movilizarse para rendir homenaje a José Martí, en el 168 aniversario de su natalicio, mañana 28 de enero, informa Diario de Cuba.


Mientras tanto, miembros del Movimiento San Isidro y otros disidentes denunciaron estar siendo hostigados por la policía política, muchos de ellos con patrullas apostadas afueras de sus viviendas para impedirles salir a la calle.

Al tiempo que los que han podido salir, se encuentran afuera del Ministerio de Cultura (MINCULT), y han convocado a más jóvenes para que se reúnan allí, a dos meses de la histórica protesta afuera de esa entidad estatal, el pasado 27 de noviembre.

Esto es en este preciso momento.

Publicada por Luis manuel otero alcantara en Miércoles, 27 de enero de 2021

Según han dado a conocer los miembros del 27N, un grupo de jóvenes artistas cubanos se han congregado nuevamente, para insistir en el diálogo con las autoridades culturales.


«Hoy venimos una vez más, a insistir en el diálogo, pero también a exigir ser escuchados, a ejercitar nuestra libertad como ciudadanos, y a celebrar la unidad, la serenidad y la perseverancia que hemos mantenido alrededor de los sucesos del 27 de noviembre de 2020», indicaron a través de un comunicado.

«En tal sentido, manifestamos que no renunciaremos a las demandas de aquella noche, y a las que posteriormente dimos a conocer en sucesivas declaraciones. Exigimos nuestro derecho a tener derechos. El derecho a la libertad de creación, de expresión y asociación, al disenso y a las libertades políticas», agregan.

«Exigimos el respeto y reconocimiento del posicionamiento independiente, y que la sociedad civil -de la que somos parte- sea reconocida como interlocutor válido, sin exclusiones. El cese del hostigamiento, la represión, la censura, el descrédito, la difamación, la violencia policial y el odio político, los actos de repudio, o cualquier otra forma de violencia lesiva a la dignidad de la persona humana», sostienen.

El 27N hace un llamado para que los medios de comunicación oficialistas frenen «el discurso de odio» y que creen las condiciones necesarias «para la paz, el diálogo y el respeto a las personas, independientemente de sus convicciones políticas..».