La perjudicial microalga tóxica que afecta la costa suroeste de la Florida, provoca pérdidas millonarias en la red de hoteles y locales comerciales que va desde Clearwater hasta Naples, sin embargo está dejando ganancias en las playas de Miami, a donde los turistas van, huyendo de la contaminación, reporta Diario Las Américas.

Sam Miller, vocero del South Florida Restaurant & Lodging Association lo dio a entender, cuando confirmó las pérdidas de la costa oeste y las ganancias de la contraparte en el este, donde no está golpeando la dañina marea roja.

“Llaman a los hoteles en Miami Beach y preguntan si hay peces muertos o agua contaminada por las toxinas de las algas. Lo mismo preguntan si llaman a Fort Lauderdale, Palm Beach o Los Cayos”, explicó Miller.

“Explican que no hay peces muertos ni marea roja, que eso sólo está sucediendo en la costa que da al Golfo de México”, detalló.


En Bayside Marketplace, el centro comercial que figura entre los más populares para los turistas, muy cerca del mar en Miami se empieza a notar el aumento de visitantes.

Margarita, camarera del Latin American Cuban Cuisine, contó que ha notado un incremento de la clientela. “Ayer comentábamos que hay más gente, y eso se nota en la propina que nos llevamos a casa”, añadió.

Entre otros restaurantes que se benefician por la afluencia de turistas, se encuentra el Bubba Gump Shrimp Co. en Fort Lauderdale.

Sin embargo, cerca de St. Petersburg, el Treasure Island, un popular bar frente a la playa, que abrió sus puertas hace más de 20 años, cierra mucho antes de lo usual porque el olor a pescado muerto es demasiado fuerte.

Centenares de tortugas, anguilas, delfines, manatíes y peces han muerto intoxicados en las playas de Collier, Lee, Charlotte, Sarasota, Manatee, Hillsborough y Pinellas, por la marea roja.

Las algas tóxicas pueden traer serios perjuicios a la salud humana y al medioambiente, como dificultades para respirar, ojos llorosos, goteo nasal o garganta rasposa, erupciones, y para diversas especies de animales es una amenaza mortal.

(Con información de Diario Las Américas)