A quince años de que “La Guarachera de Cuba” falleciera, su recuerdo perdura, la Ermita de la Caridad llevará a cabo una misa de recordación para Celia Cruz el lunes 16 de julio, a las 8:00 pm, oficiada por el sacerdote Carlos Céspedes, recogió El Nuevo Herald.

Una ceremonia similar tendrá lugar ese día, pero a las 6:00 pm, en la capilla del cementerio Woodland, de Nueva York, donde yacen los restos de la artista.

Los fanáticos de la estrella podrán visitar el camposanto desde horas tempranas de la mañana del lunes.

El productor cubano Emilio Estefan, quien colaboró en múltiples ocasiones con la intérprete de “La vida es un carnaval”, aseguró: “Celia ha sido la leyenda más grande que ha tenido la música cubana. Su herencia es tan fuerte que todavía nos parece que sigue viva. Ella es nuestro orgullo. Un ejemplo de talento, decencia y sencillez”.


La cantante habanera nació el 21 de octubre de 1925, y murió víctima de cáncer cerebral en su residencia de Fort Lee, Nueva Jersey, el 16 de julio del 2003.

Omer Pardillo, albacea de Celia Cruz, contó: “Su legado se mantiene intacto. Ella traspasó fronteras y se adaptó a los nuevos tiempos sin traicionar su estilo”.

Pardillo con ayuda del Museo Americano de la Diٕáspora Cubana, atesora en la organización de Por siempre Celia, una exhibición de 700 piezas que la artista guardó a lo largo de medio siglo en su casa en Nueva Jersey, donde vivió hasta la última etapa de su vida, junto a Pedro Knight, su esposo, rememora el Herald.

A partir del 18 de octubre la muestra abrirá sus puertas al público, entre los objetos que se exhiben está el pasaporte cubano con el que se marchó de la Isla para exiliarse, y los famosos vestidos que usó en el cabaret Tropicana, en la capital cubana en la década del 50, entre otros.

La directora del museo Ileana Fuentes dijo: “Esta exposición es muy importante para nosotros por tratarse de una mujer excepcional que es símbolo de cubanía en el mundo entero. Y el hecho de tener sus piezas en el museo nos permitirá dar a su historia a los niños y jóvenes de nuestras escuelas, así como a los miles de visitantes de otros países que pasan por Miami”.

Celia debutó como artista en Cuba en 1948, dos años más tarde con la orquesta Sonora Matancera alcanzaba la fama y el reconocimiento internacional.

El 16 de noviembre en el Adrienne Arsht Center for the Performing Arts, se presentará “Celia, su vida, su música, su leyenda”, musical protagonizado por la cantante Lucrecia.

A lo largo de su carrera, cosechó innumerables éxitos y galardones, como una estrella en el paseo de la fama en Hollywood, cinco premios Grammy, 23 discos de oro y multitud de platino; doctorados Honoris Causa de la Universidad de Yale, la Universidad de Miami y Florida International University, y lo más importante el cariño de su público.

(Con información de El Nuevo Herald)