La Diosa consternada por lo que vivió ayer en el Malecón de La Habana: «Prepárense para ver vídeos fuertes»/Imagenes tomadas de redes sociales/Fotógrafo: Marcos Evora

La Diosa fue una de las artistas que se unió a las protestas pacíficas ayer en Cuba, en la zona del malecón habanero, sin embargo la cantante, estaba consternada, tras ver con sus propios ojos la violencia desatada por los represores enviados por el régimen de Miguel Díaz-Canel y Raúl Castro.

La artista auguró que los vídeos que van a salir cuando «la gente tengan datos son bien feos» (refiriéndose a la golpiza que sufrieron buena parte de los manifestantes por parte de los militares uniformados y vestidos de civil).


«Yo acabo de venir de la calle ahora mismo, para que no me digan que vaya para la calle, no hice un vivo porque no tenía datos, nadie tenía datos», explicó.

«Esto no tiene nombre, no tienen idea de todo lo que paso ahí, preparense para ver vídeos fuertes, prepárense para eso, una persona que le picaron la barriga ahí mismo», expresó angustiada.

Según La Diosa, trataron al pueblo con «mucho odio», y eso no es vida, no es humano.


«No se puede vivir así, no se puede seguir así. Horrible…horrible…ustedes no tienen idea», reiteraba.

La cantante dijo está del lado de su pueblo, y reveló que tienen una gran tristeza por dentro después de ver lo que había visto.

«Yo estoy orgullosa del pueblo, han recibido golpe de todo tipo, y muchas cosas más que van a ver…qué tristeza, así no se maneja esto, está mal, está muy mal», dijo en referencia a la violencia de los represores.

El reguetonero Yomil Hidalgo fue otro los artistas que participó en una de las protestas cerca del Capitolio de La Habana, y terminó arrestado.

El fotógrafo Marcos Evora, fue uno de los jóvenes que también se unió a la manifestación del pueblo, su testimonio es verdaderamente estremecedor.

A continuación Cuba en Miami reproduce íntegramente sus palabras:

No lo escuché, no me lo dijeron, no lo vi en internet, yo estuve ahí, junto a muchos hermanos marchando y viendo por primera vez una esperanza para mi Cuba, me sorprendía como todos caminaban con la manos arriba en señal de paz, gritando libertad y sacando lo que por muchos años no podían gritar libremente por miedo, pero comenzó a complicarse cuando la llamada de un amigo me entra y me dice que salga de ahí que muchos “civiles” estaban llegando con PALOS y así fue, pero ya era demasiado tarde, y ahí estábamos, en el parque donde está la estatua de Máximo Gómez literalmente rodeado de policías de las fuerzas especiales con tonfas y pistola más los civiles que mi amigo me había alertado con sus palos los cuáles no pude alcanzar a fotografiar por miedo a que me rompieran la cámara y todos ellos contra cubanos de a pies que lo más que teníamos en nuestras manos era un teléfono y algunos un pomo de agua, y ahí comenzó la destrucción donde los “civiles” daban golpes y palazo y las fuerzas especiales apoyaban esa acción amenazando a todo el que se acercara a ayudar.Con la ayuda y misericordia única de Dios pude salir de ahí junto a mis dos amigos los cuales estuvieron protegiéndome todo el tiempo mientras yo tiraba fotos pero la tristeza que ahora sentimos es tan grande al vivir todo eso que por mucho que queramos explicarlo no podremos hacerlo.Que Dios nos guíe y nos ayude a salir de esta, pero ya comenzamos.Una última cosa, no soy del movimiento San Isidro, no soy financiado por la CIA, solo soy un fotógrafo que ama con locura su país y que quiere lo mejor para el mismo y que me duele pensar en que un día tenga que vivir fuera de el por culpa de personas que no saben hacer las cosa y que nunca han sabido hacerlas.