Doral dedica un día al fallecido Armando Sosa Fortuny, quien pasó más de 40 años en una cárcel de la Isla (Imagen de archivo)

El 8 de enero ha quedado instituido en la ciudad de Doral, del condado de Miami-Dade, como el Día de Armando Sosa Fortuny, el preso político más longevo de Cuba, quien falleció el 29 de octubre de 2019 en la sala de penados del Hospital Amalia Simoni en Camagüey, reporta CubaNet.


Sosa Fortuny quien murió con más de 75 años, no pudo obtener la excarcelación en la Isla, pese a padecer diabetes y haber cumplido más de 40 años en prisión.

El preso político también había sufrido una isquemia cerebral y una fractura de cadera, sin embargo no hubo piedad de parte del castrismo, y falleció encarcelado.

Durante la ceremonia en la que se proclamó el Día de Armando Sosa Fortuny, el alcalde de Doral, Juan Carlos Bermúdez, de origen cubano, se refirió al opositor como un ejemplo de lucha.

Al acto asistieron el sobrino del preso político fallecido, Rafael Fortuny, los ex presos políticos José Luis Fernández, Luis Zuñiga y Orlando Gutiérrez Boronat, secretario nacional del Directorio Democrático Cubano.


El secretario del Directorio Democrático aprovechó la ocasión para abordar la situación de otros dos presos políticos, todavía con vida en cárceles de la Isla, Humberto Eladio Real y Miguel Díaz Bauza, quienes han cumplido un cuarto de siglo de condena en prisión dentro del país comunista.

Gutiérrez Boronat pidió la excarcelación de ambos compañeros de causa de Sosa Fortuny por razones humanitarias.

Sosa Fortuny cumplió una condena de 18 años entre 1960 y 1978, luego tuvo la oportunidad de exiliarse, pero el 15 de octubre de 1994 regresó a la Isla como parte de un grupo armado clandestino.

El grupo fue descubierto y Sosa Fortuny fue sentenciado a 30 años de cárcel por «infiltración, entrada ilegal a Cuba y otros actos contra la Seguridad del Estado», refiere Martí Noticias.

Defensores de los derechos humanos y varias organizaciones del exilio culpan al régimen de La Habana de la muerte de Sosa Fortuny.