Las cenizas de Armando Sosa Fortuny llegaron ayer a Miami (Imagen de archivo)

Llegaron a Miami ayer lunes 2 de diciembre las cenizas del preso político más antiguo de Cuba, Armando Sosa Fortuny, las mismas fueron traídas desde La Habana por un sobrino del fallecido, y recibidas por el ex preso político y periodista cubano Jesús Díaz Martínez, reportó América TeVé.


«Yo estoy cumpliendo con esto mi palabra de honor, ante el hermano nuestro que aunque físicamente no está, aquí está espiritualmente», explicó Jesús Díaz.

El sobrino de Fortuny también trajo consigo el acta de defunción del prisionero, y el certificado de incineración.

El preso político más longevo de Cuba murió el pasado 28 de octubre, a los 76 años de edad, tras 43 años en cárceles cubanas.

Armando Sosa Fortuny fallece en la sala de penados del hospital «Amalia Simoni» de Camagüey, debido a complicaciones con su diabetes y padecimientos cardiovasculares.


«Vamos a hablar con el presidente del Presidio Político Histórico, y ver si él puede recibir las cenizas en este lugar, que también ya tiene a varios compañeros nuestros que han fallecido, y que por voluntad propia han querido los familiares dejarlos allí», detalló Díaz Martínez.

Sosa Fortuny no fue excarcelado por el régimen, pese a que su salud se agravara, su muerte ha sido catalogada otro crimen de lesa humanidad de la dictadura.

Enrique Ruano, ex prisionero político y director de la Casa del Preso en Miami, compartió con él en la cárcel de Isla de Pinos.

«Es un honor muy grande tenerlo aquí con nosotros y para mi más que fui amigo de él».

La voluntad de Sosa Fortuny fue siempre que al morir sus restos descansaran en Miami.

Próximamente se realizará en la Casa del Preso de la ciudad del exilio una misa y un acto en homenaje a su labor en vida.

En el momento de su muerte cumplía una segunda condena de 30 años, de los cuales había cumplido 26 en prisión, por entrada ilegal a Cuba y supuestos actos contra la Seguridad del Estado.