Operativo en la sede de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU)/Imagen de archivo

Un informe del Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) presentado este lunes reveló que al cierre de 2019 se registraron un total de 3.157 detenciones arbitrarias en la Isla, reporta Martí Noticias.

Según Alejandro González Raga, director ejecutivo del grupo con sede en Madrid, el recién culminado «2019 ha sido nefasto para el ejercicio de los derechos humanos en Cuba».


«La clase que controla los resortes del poder político y económico sigue sin dar espacio al ejercicio de los derechos humanos por parte de los ciudadanos y reprime con diversos métodos cualquier expresión discrepante. Cuba entra en un nuevo año sin abandonar el largo ciclo represivo y de atraso que vive desde hace ya más de seis décadas», añadió.

El informe de OCDH se hizo a partir de datos compilados por observadores en Cuba y arroja cifras «nefastas», dio a conocer Yaxis Cires, asesor jurídico de la entidad.

Se reportaron detenciones en la vía pública sin orden judicial, allanamientos de viviendas, multas, confiscación de bienes privados, palizas, amenazas y retenciones ilegales.

En 2019 el régimen cubano aumentó la práctica de evitar que los activistas salieran de sus viviendas en determinadas fechas para impedirles «el ejercicio de sus derechos a libre circulación, reunión y manifestación», estas prácticas de la policía política se han dado a conocer como arrestos domiciliarios contra periodistas independientes y opositores en el país comunista.


Los meses más represivos fueron septiembre con 481 detenciones, y febrero con 405, el segundo mes del año con más arrestos estuvo relacionado con que se agudizara la crisis económica en la Isla, y el primero con el referéndum constitucional, indica el documento publicado por OCDH.