Niño víctima de acoso escolar en Cuba por ser judío (Imágenes tomadas de Martí Noticias)

Hijos de funcionarios del Gobierno cubano, compañeros de clase de un estudiante judío en una secundaria básica en Nuevitas, Camagüey, golpearon al niño de 12 años de edad, dio a conocer Radio Martí.


Leosdán Martínez, quien cursa el 7mo. grado en la secundaria básica América Latina en la localidad de Nuevitas, ha vuelto a ser víctima de acoso escolar por estos días, cuando al salir de clases tres estudiantes le cayeron a golpes.

Según Olaine Tejada, padre de la víctima, dos de los agresores son hijos de oficiales del Ministerio del Interior, y un tercer agresor hijo de una funcionaria del Poder Popular en Camagüey.

Martínez estuvo a punto de ser expulsado el mes pasado de la escuela, por una funcionaria del Partido Comunista (PCC), que lo rechaza abiertamente por pertenecer a una familia de judíos sefarditas Bnei Anusim.

De acuerdo a lo que le contó el niño a su padre, el nuevo incidente tuvo lugar en un área al fondo de la escuela donde lo estaban esperando los tres compañeros de clase.


El adolescente intentó escapar saltando un muro pero no lo logró, los agresores le golpearon el rostro, un ojo y profesaron ofensas contra su persona y la religión que practica.

Su Kipá fue arrebatado y pisoteado contra el piso por los atacantes; Leosdán Martínez llegó muy alterado a la casa tras vivir ese episodio, revelaron sus padres.

Los padres del niño Olaine Tejada y Yeliney Lescaille Prebal, acudieron el lunes a la escuela para pedir una reunión con las autoridades por el suceso.

La profesora guía María Teresa Hernández, quien ya estuvo a punto de expulsar a Martínez buscó una excusa y se marchó del centro escolar.

Por su parte, la directora, Daniellis Morejón, dijo no saber nada de lo ocurrido.

Los padres de Leosdán confiesan el menor ha sido víctima desde el inicio del curso de una campaña de hostigamiento y maltrato por sus creencias religiosas.

Asimismo responsabilizaron a Morejón de la seguridad del menor en horario escolar.

La familia no descarta acudir a los tribunales en busca de justicia, de continuar la represión contra el estudiante.