Foto de archivo (pixabay)

Ayer lunes por la maña el Senado aprobó con un margen de 27/13, un plan para importar medicamentos recetados de Canadá y otros países, pese a la oposición de los demócratas, HB 23 (la versión de la Cámara de Representantes, ya aprobada), informa Florida Politics.


Ahora el proyecto de ley tendrá que ser firmado por el gobernador de Florida, Ron DeSantis.

Administrado por la Agencia para la Administración de Atención Médica, las píldoras de Health Canada se ingresarán a través del programa.

Una segunda fase permitiría las importaciones de otros países, considerados seguros por la Administración de Drogas y Alimentos.

El senador Aaron Bean, quien patrocinó la versión de la legislación en el Senado, explicada anteriormente en el comité, dio a conocer que «Health Canada es el equivalente de la FDA en nuestro país».


El producto será probado, antes de ser exportado, de acuerdo a Bean. Las pruebas adicionales se aplicarán a los medicamentos de un tercer país que Canadá luego envía a los Estados Unidos, añadió.

Según la legislación, el gobierno federal tendría que aprobar este acuerdo.

La legislación está «bien intencionada»,de acuerdo al senador demócrata, Bobby Powell, quien advirtió que «las poblaciones vulnerables», como los presos y las mujeres embarazadas, se verían afectadas.

Canadá tiene controles de precios en los medicamentos, agregó Powell.

Doug Broxson, senador republicano que apoya el proyecto de ley, señaló que los estadounidenses pagan el doble de lo que pagan las personas en otros países.

«Los ancianos y los pobres se saltean dosis … cortan las píldoras a la mitad», dijo Broxson, a falta de un «proceso asequible».

«Esto es un grito para que Washington … se relaje. Nuestro grito a Washington es que nos ayude, nos dé algo de alivio», concluyó.

«Pulsar el botón verde», insistió Bean, «significa que está cansado de pagar un recargo del 1000% por los medicamentos recetados», expresó el senador con respecto a la votación del proyecto de ley.

«Estamos sentados y disfrutando los precios más altos de medicamentos en el planeta», comentó.

El gobernador Ron DeSantis es un importante partidario de esta legislación, en un mensaje el republicano explicó que buscaba que los floridanos pudieran comprar medicamentos recetados en Canadá, y que la ley federal facilitara esto.

El 73% de los votantes respalda este plan, pese a que la industria farmacéutica se opone a la reforma legislativa.