Anna Gabriel, una exdiputada del partido independentista catalán CUP planeó refugiarse en Cuba, puesto que tiene una causa abierta por su papel en un intento de secesión de la región española, y quería eludirla, reportó el diario El Español.


Pero resulta que “sus asesores de lo desaconsejaron esgrimiendo dos argumentos de peso” para descartar la Mayor de las Antillas como refugio.

Fuentes mencionaron que un aspecto para que no huyera a la Isla es que las relaciones diplomáticas entre Cuba y España “son demasiado buenas como para arriesgarse a comprometer al Gobierno castrista con una eventual petición de asilo político cuyo desenlace sería imprevisible”.

También se refirieron a la “situación casi de aislamiento internacional de la dictadura cubana habría dado pocas opciones a Anna Gabriel en caso de verse en la tesitura de tener luego que salir de la Isla”.

Según recogió el periódico ibérico, el mensaje crucial para que la militante anticapitalista descartase Cuba, es que le dijeron terminaría “en un país del Tercer Mundo”.


Como que para ser comunista la exdiputada padece de aporofobia (fobia a la pobreza), sin embargo defiende una ideología para las pobres.

Hace unos días confirmó la CUP que Anna Gabriel está en Suiza, de acuerdo a El Español “la Meca centroeuropea de los evasores fiscales”. Y allí ha contratado los servicios del abogado experto en derechos humanos Olivier Peter.

Desde fines de noviembre de 2017, la política es investigada por aparecer como integrante de un supuesto “Comité Estratégico” que se encarga de “idear y pergeñar el proceso de ruptura” de Cataluña.

Ante la posibilidad de ser detenida por la Justicia, es la quinta figura catalana que ha optado por salir de España.

Carles Puigdemont, presidente separatista destituido por Madrid en octubre pasado, fue el primero de ellos, este terminó instalado en Bélgica, y busca dirigir Cataluña desde el extranjero.

Cuatro exministros regionales terminaron emigrando igual que Puigdemont y Anna Gabriel.

La exdiputada ha mantenido un fuerte vínculo sentimental con la Isla comunista, pues admiraba al fallecido dictador Fidel Castro, según La Tuerka, medio español.

Anna Gabriel también se ha visto involucrada con el chavismo y el régimen ilegítimo de Nicolás Maduro, en 2014 viajó a Caracas para colaborar en la campaña del autócrata que se rehúsa a dejar el poder, y hace apenas un tiempo los medios especularon que se había marchado a Venezuela para huir de la Justicia.

Sin embargo, bajo la ironía de ser anticapitalista y apoyar a dictadores y “creer” fervientemente en el comunismo, esta mujer no decidió aislarse en Cuba, ni ver el hambre de cerca en Venezuela, después de todo es mejor esconderse en el país donde reside uno de cada diez multimillonarios. ¡Cuán lejos se encuentra esta comunista de los pobres del mundo! (como reza la letra de “La internacional Comunista”).

(Con información de Diario de Cuba)