“En Cuba no hay ni habrá giros capitalistas ni concesiones de ningún tipo a los que de mil modos diferentes buscan alejarnos de las históricas posiciones internacionalistas de la Revolución”, volvió a asegurar Miguel Díaz-Canel en la última jornada del Foro de Sao Paulo en La Habana.

El “gobernante” cubano hace estas declaraciones en el encuentro de izquierda, en momentos en que se prepara una reforma constitucional que, de acuerdo a algunas versiones oficiales, se espera reconozca “el papel del mercado”, y la “propiedad privada”.

“Solo esperen de nosotros esfuerzos y decisiones al amparo de luchar, unir, sumar, multiplicar, organizar, combatir y triunfar. Jamás habrá espacio para dividir ni flaquear”, argumentó, ratificando que el régimen “no cederá en sus posiciones antiimperialistas”.

Díaz-Canel clausuró el foro junto a Raúl Castro, Nicolás Maduro, Evo Morales de Bolivia, Salvador Sánchez Cerén, de El Salvador, y sus palabras concluyentes fueron: “Hoy todos somos Fidel y nuestras consignas para siempre serán: !Patria o muerte, venceremos!”.


Además de defender los corruptos gobiernos de Nicolás Maduro en Venezuela, y de Daniel Ortega en Nicaragua, incluso darle una cálida bienvenida a lo que califican de victoria para América Latina, que el populista de izquierda Andrés Manuel López Obrador haya salido como presidente de México. Los aliados de La Habana y otros políticos y activistas socialistas reunidos en la cita, exigieron en una resolución el levantamiento del embargo estadounidense a Cuba.

También pidieron la devolución del territorio que ocupa la base naval estadounidense de Guantánamo.

Y reafirmaron al unísono que el enemigo de sus pueblos es EEUU, y su actual presidente Donald Trump, argumento que utilizan para seguir saqueando a sus propios pueblos, y hundiéndolos en la miseria.

(Con información de Diario de Cuba)