El vía crucis de una madre cubana que vive en condiciones infrahumanas en Bayamo, con sus dos niños/Imágenes captura de pantalla

En condiciones infrahumanas vive una costurera cubana con sus dos hijos, en Bayamo, de donde es originaria, al ser madre soltera y ganar tan poco Yelena Fajardo Santiesteban no puede salir de la pobreza extrema en que vive, mucho menos soñar con un hogar digno, reporta Diario de Cuba.


Hace siete años ya Yelena hace por subsistir en el barrio Camilo Cienfuegos, de la capital de la provincia Granma.

Según cuenta la madre, allí apenas una llovizna y el agua entra por donde quiera, tanto «por el suelo como por el techo, pues todas las fosas y tuberías están tupidas».

«Eso provoca que el agua entre por todos lados y la casa se me inunda», explica la mujer acostumbrada a que el lugar se llene de aguas albañales.

Sobre la insalubridad Yelena dice que «una de las paredes del cuarto colinda con dos corrales de puercos de los vecinos, y siempre hay un olor insoportable y toda clase de insectos».


Fajardo Santiesteban ve como la situación se complica aún más, porque es miembro del movimiento opositor Cuba Independiente y Democrática.

El padre de sus hijos fue preso, y desde entonces ella los ha criado sola, gracias a las labores domésticas que realiza.

Su hijo menor tuvo una «ostiomelitis [infección en los huesos] y osteoporosis [disminución de la densidad de la masa ósea]», luego de que la atención en el hospital fuera casi nula, tuvieron que operarlo de urgencia, ahora camina con muletas.

«Para colmo, en el hospital adquirió un estafilococo que aún hoy no se le ha podido curar», revela la madre desesperada.

Yelena y sus hijos no reciben ningún tipo de ayuda del gobierno, pese a que su situación es precaria.

«Estoy cansada de acudir al Partido, al Gobierno y a Bienestar Social. Me he sentado en la calle con mis dos hijos frente a todas esas instituciones a solicitar atención y ayuda, y nunca he recibido ninguna», confiesa.

Fajardo Santiesteban asegura que «la única atención que he recibido ha venido de Cuba Independiente y Democrática, que en dos ocasiones me ha dado alimentos y medicinas».

Por su padecimiento, su hijo se atiende en el hospital ortopédico Frank País, en La Habana, ella tiene que viajar con él frecuentemente, a pesar de que no cuenta con los medios para hacerlo.

Yelena explica que su mayor deseo es que su hijo pueda volver a caminar, una vez curado.